DE FAROS ANTIGUOS… EN EL MEDITERRÁNEO (I)

Dicen que ya en la Odisea (siglo VII a.C.), Homero habla de los faros.

Pero lo cierto es que lo hace en la Ilíada, en el Canto XIX: “Como aparece el fuego encendido en un sitio solitario de la cumbre de un monte a los navegantes que vagan por el mar, abundante en peces, porque las tempestades los alejaron de sus amigos; de la misma manera, el resplandor del hermoso y labrado escudo de Aquileo llegaba al éter”.

Dejemos la poesía y sin abandonar al bueno de Homero vayamos a la Tróade, a la actual Turquía,  a la costa, cerca de Troya, en el Egeo, para encontrarnos con el primero documentado. Porque en materia de faros, luces de mar, desde el siglo IX a.C. hay vestigios. Sabemos que fueron los kutitas[1] y los libios (cartagineses) quienes construyeron “torres de fuego” en las costas del bajo Egipto desde el siglo VIII a.C., si bien el faro más antiguo referenciado, en torno al año 650 a.C., es el faro del cabo Sigeo, en la costa occidental del Mar Egeo (a la entrada hacia los Dardanelos/Helesponto), frente a la ciudad homérica de Eleunte (en el Quersoneso tracio) construido por los griegos y muy citado en todos los relatos sobre la Guerra de Troya porque allí fondearon las naves aqueas, junto a la desembocadura del Escamandro.

Como podemos imaginar, las ayudas visuales a la navegación se remontan a los primeros intentos del hombre por explorar nuevas rutas para el comercio, alejándose considerablemente de la costa con sus embarcaciones, cosa que ocurría muy pocas veces. Durante el día los propios accidentes geográficos les servían de orientación, pero durante la noche tenían que ayudarse de la luz emitida por algunas hogueras encendidas en puntos estratégicos suficientemente elevados para poder localizar la costa (generalmente templos de deidades) y regresar a puerto. Más tarde, para que estas hogueras no se apagaran con la lluvia o el viento, las protegieron con algún tipo de estructura y después colocaron superficies reflectoras a su alrededor para que amplificaran la luz y fueran visibles desde mayores distancias. El dispositivo no era complicado pero exigía que alguien (el servicio de las sacerdotisas del templo) cuidara siempre de mantener el fuego encendido para que la ayuda estuviera siempre disponible y el navegante se sintiera protegido. Así nacieron los faros.

Los faros son estructuras que tanto ayer como hoy señalan la situación de la costa a los navegantes, pero alguno de ellos tuvo aún mayor protagonismo; se enseñó en ellos la ciencia de la hidrografía y del pilotaje, el arte de establecer el rumbo de la embarcación atendiendo a las constelaciones.

Restos del viejo Faro de Acre, sobre la base del primitivo y ancestral faro

De entre los faros más antiguos del mundo en el Mediterráneo tenemos múltiples ejemplos. Aún hoy quedan restos del antiguo faro fenicio de Akko (Acre; San Juan de Acre, hoy Israel, al norte de la bahía de Haifa); del faro cartaginés del puerto de Lilibea, (hoy Marsala) en Sicilia (el faro se ubicaba en el cabo Lilibeo, hoy cabo Boeo) que dicen que alguna torre de los molinos de los estanques de sal fue su base; sabemos del famoso faro de Alejandría, y de entre los construidos por Roma conocemos de la existencia de bastantes estructuras fijas, aunque, sin lugar a dudas, el más famoso y aún en activo con su original misión es la Torre de Hércules, en La Coruña.

Y el nombre de todos -faro- viene de  viene de una torre de señales que se levantó en la Isla de Faros (Φαρος, Pharos) situada frente a Alejandría. Dinócrates de Rodas la unió a tierra firme mediante un dique artificial, el heptastadion, que servía al mismo tiempo de paso y conducción de agua canalizada. En la isla, en torno al siglo III a.C., levantó Sóstrato de Cnido, contemporáneo de Eratóstenes y Euclides -por orden de Ptolomeo II-, una fastuosa torre de señales que como una las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, señaló Antípatro de Sidón, ha pasado a la posteridad como el Faro de Alejandría. El por qué de aquella construcción en el extremos oriental de la isla, el actual fuerte Kait Bey, se debe al importante tráfico marítimo de la zona y en las características de la costa egipcia: aluviones del Nilo que restaban profundidad entre breves y traicioneros arrecifes de caliza que sólo permitían canales de entrada difíciles de ver desde el mar. El faro de Alejandría reflejaba la luz diurna del sol y proyectaba la de su importante hoguera en las noches señalando el cobijo del puerto alejandrino. Fortaleza además de faro, el Faro constituía el eje de las defensas marítimas de la ciudad, y más hacia el Oeste el sistema se veía prolongado por una larga línea de atalayas y faros que jalonaban la costa norteafricana y conectaban Egipto con su reino filial de Cirene.

Un terremoto acabó definitivamente con el Faro de Alejandría en el siglo XIV.

A partir de entonces, llamamos faro a toda construcción que recuerde la utilidad de aquella.

Como tal palabra, faro, llega al castellano con Covarrubias en 1611, hasta entonces era una luz de mar.

El tsunami del año 365 cambió la estructura de toda aquella costa… y los arqueólogos buscan y rebuscan porque el Mediterráneo, por aquella zona, cubre con sus aguas muchas cosas más.


[1] Pueblo babilónico que en el Imperio Medio Asirio se adueñó de todo el borde oriental del Mediterráneo (Líbano-Israel) y desde Asurf (también llamada Resheph y Apolonia) y desde Pyrgos Stratonos (luego Caseárea Marítima) comerció hasta más allá del Egeo, especialmente con Egipto, también bajo dominación asiria, y luego caldea.

About these ads
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 180 seguidores

%d personas les gusta esto: