ABRIL DE 2011: CUBA… EN SU SALSA

Le recuerdo con cariño. Era un hombre de complexión fuerte, menudo, poco hablador; era mecánico. Mi padre, y su “Gordini”, hablaban maravillas de él. Introvertido, pese a ser cubano; algo le hería por dentro. Eso sí, derrochaba humanidad. Por su hijo supimos que había sido militar… en Cuba. Abich era un carrista, oficial del arma de Caballería, que depurado por los Castro terminó, nadie contaba cómo, de mecánico en Alicante. Era ajeno a Baptista y antagónico de los “barbudos”… él estaba al mando de una unidad de Sherman norteamericanos (comprados por Batista poco antes del desastre)… y el caso es que salió de Cuba, dejando su alma… y terminó en Alicante. Entrañable personaje.

Llevo varios días acordándome de él y buscando por Internet: no sé, sólo por saber qué ha sido de él… a través de su familia. Ni flores.

Y todo esto viene porque me llegan desde Cuba los ecos de ese descojonante VIº Congreso con textos impresos como el de “Tras el deslumbrante filo del machete guerrero, asoma la proa del yate Gramma (han hecho una reconstrucción tipo “desfile de carrozas”), la nave que, con Fidel en el puente de mando, cambió el destino…”. ¡Qué empalagosa está la prensa cubana!… ¡y no veas la prensa patria con Cuba!; el que mires, el que leas: da igual.

Entre las dos -la cubana y la española- me han abocado en brazos de la prensa de Miami… que está igual guisa, pero al contrario -Miami lleva toda la semana rindiendo honores a los de la Brigada 2506-, con el aniversario de Bahía Cochinos/Playa Girón/Playa Larga/Ciénaga de Zapata… “el fracaso perfecto”.

El fiasco aquél hizo poca mella en un Kennedy –JFK– que tan sólo llevaba tres meses en el poder, y había “heredado” la operación de la CIA… que consolidó la Revolución Cubana. En Punta del Este, Uruguay (12-14 de abril de 1967), en la Cumbre de las Américas, el Che (representando a Cuba) agradeció, mediante nota -“Gracias por lo de Bahía Cochinos”-, al embajador americano el “espaldarazo” que habían dado a la Revolución con lo de Bahía Cochinos. El 9 de octubre de ese año, el Che encontró la muerte en La Higuera (Bolivia).

Si el almirante Burke hubiera obtenido el permiso de JFK la cosa no sabemos en qué hubiera derivado aquella madrugada del 17 de abril cuando los anticastristas comenzaron a quedarse sin munición.

Pero lo que sí que sabemos es que, al no responder JFK las demandas de Burke y la CIA, Bahía Cochinos duró 72 horas y que, ante el fracaso, la CIA montó, de inmediato, la Operación Mangosta (712 sabotajes a instalaciones cubanas, en un año). Y, claro, Cuba respondió con los misiles rusos (Operación Anadyr)… y la CIA descubrió de inmediato los misiles y se lió una gorda del 15 al 28 de octubre de 1962 -la crisis de los misiles-, con un JFK firme y sólido. El 27 de octubre, el mismo día que Cuba interceptaba un avión espía U2 y que podía haberse liado “la mundial”, Jrushchov intercambió lanzaderas y promesas… y al día siguiente todo había “casi” terminado; que hasta enero de 1963 hubo sus más y sus menos, en plena Guerra Fría.

Ah, el bloqueo a Cuba se hizo con la Task Force 137 que integraba barcos USA y… una colación americana integrada por argentinos, venezolanos y dominicanos, que la misérrima República Dominicana también tenía entonces cosas pintadas de gris y las envió al teatro de operaciones.

Y todo esto, de Abich y el 50ª Aniversario del calamitoso desembarco de la Brigada 2506 -y de la CIA-, viene porque no todo salió mal en aquella jornada inicial del 16 de abril de 1961. La Operación Mirage, de confusión, fue un éxito. El Seagull partió de Fisher Island, rumbo a Cayo Hueso, con la misión de marcar un eco de radar que hiciera creer que desembarcarían en Pinar del Río; la inteligencia cubana tenía fichados a todos los anticastristas de Miami y sabía la que estaban montando.

Gracias a los brigadistas del Seagull la cosa no les fue peor a los de Bahía Cochinos. El Che y Raúl Castro, cuando detectaron la “procesión” de barcos que encabezaba el Seagull, fueron enviados hacia dónde les llevaba el rastro de los 20 reflectores de onda que iban arrastrando la única embarcación real aquella noche, como si de un convoy naval se tratara. Aquello fue lo único que salió bien aquél 16 de abril de 1961…

Por cierto, leo hoy que Luis Posadas Carriles, treinta años liderando la lucha armada contra Castro “desde Miami”, dice ahora que aboga por la transición pacífica en la isla. “La lucha armada no tiene sentido”,  dice ahora… y aún le deben pesar, a él o a su grupo, por ejemplo, los atentados de 1997 que costaron la vida al turista italiano Fabio di Celmo. Que en Cuba, de vez en cuando, siguen actuando los piraos de Miami.

En fin, cincuenta años de Castros en Cuba y ahora resulta que -es gracioso leerlo- Raul denuncia el inmovilismo y la falta de regeneración… que dejan para el próximo congreso.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: