DE TURISMO Y BENIDORM… DE IGNORANCIA, ESTULTICIA, ENVIDIA Y OTRAS ZARANDAJAS

 

 

En ocasiones, clama al cielo que se permita opinión convertida en información; que se destile ignorancia, que se revele estulticia, que se propale envidia, que se publiquen, desde la torpeza, pareceres que no responden a la realidad.

Y eso que el bueno de José Miguel Iribas me tiene vacunado contra estas cosas, pero me siguen incomodando (y alterando mi tensión arterial) determinadas cosas que se publican; sobre todo de Benidorm.

Es que Benidorm lo vivo a diario. Y no es que todo me guste, pero como “máquina” turística no tiene parangón.

Feliciano Tisera, para Reuters, colgaba ayer un “Benidorm, reflejo de una economía española sin rumbo”. Adjudicaba al modelo Benidorm los mismo males que a la economía española: temporalidad, economía sumergía y maximización de costes. Increíble; uno más que cae en los tópicos preconcebidos… y desconoce la realidad. “Pan para hoy y hambre para mañana”, opina de Benidorm. Habla de la mano de obra temporal para el verano (¿?): “más del 90% de los empleos que se crearon este verano fueron temporales”. Un tal Manolo García, dice que de CCOO, es su fiel aliado en la informaopinión de Reuter: “las inspecciones de trabajo son insuficientes… en agosto… la mayoría de los inspectores está de vacaciones”. Bueno…

Para qué ir a más; como se pregunta, acertadamente, José María Díez: “¿Cuántos destinos turísticos quisieran para ellos nuestros males, si vienen acompañados de nuestros bienes?”.

Es que Benidorm, con todo lo denostado -y lo vomitado por Tisera-, ha sido la cuarta ciudad de España en pernoctaciones hoteleras (1’2 millones) en julio; sólo superada por Barcelona, Calviá y Madrid. Sólo en julio, duplica a Torremolinos y supera a toda la isla de Lanzarote.

Estoy esperando el HOSBEC Monitor próximo y voy a pedirle a HOSBEC que se lo envíe al tal Tisera, licenciado en Comunicación Social (Córdoba, Argentina), Máster de Periodismo (ABC-Complutense) y especialista en Comunicación y Conflictos Armados. Hasta Johan Galtung, que a veces nos acompaña desde l’Alfàs del Pi (por aquello de Comunicación y Conflictos Armados), le diría cosas de Benidorm.

En fin, como insiste Iribas: “algo más de 5 millones de ‘locos’ anuales por Benidorm evidencian que eso no es locura”. Iribas es el de “Benidorm es al Turismo lo que la Coca-Cola: barata, divertida, para todas las edades y combina bien con todo”. Iribas asintió con lo de la tónica Schwepps y Benidorm: “Conocerla es amarla”.

No, si va a resultar que todo es desconocimiento… y no haber ligado.

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Luis  On 25 septiembre, 2011 at 20:05

    Mi criterio sobre Benidorm y otros municipios similares repartidos por gran parte de la costa Mediterránea española es tan simple como egoísta: mientras más sujetos se sientan atraídos por estos lugares, menos probabilidad existe de que grupos de energúmenos borrachos, o tarados con “músicas” estridentes, invadan la playa de aguas azul turquesa y arena blanca y fina situada frente a mi hogar. Para qué entrar en discusión si Benidorm es esto o aquello si ya se sabe de antemano que hay tantas opiniones como individuos. Francamente, como español, y aunque el sentimiento patriótico no lo tengo muy enaltecido -ni deseo tenerlo lo más mínimo-, prefiero cruzarme con compatriotas y no con turistas extranjeros de baratillo que sólo vienen al país en el que nací para disfrutar por cuatro céntimos de un sol y de un mar de aguas cálidas de los que no pueden gozar en sus países de origen, sin importarles lo más mínimo España. Y ya puestos a preferir, si no me cruzo con nadie, pues la verdad: mejor aún. Lógicamente, y por puro interés, nunca hablaré mal de Benidorm. A título de curiosidad -la ajena, se entiende-, soy madrileño, del barrio de Argüelles para más señas, donde nací ya hace bastantes años, he de desplazarme a Benidorm, en concreto al Rincón de Loix, por temporadas por cuestiones económicas, y tengo mi residencia frente al océano, en un lugar apartado de todo y de todos, cuya ubicación me reservo para evitar en lo posible que cohetes, músicas estridentes, berridos grupales, vuvuzelas -vuvu: hacer ruido en el idioma zulú-, palmas, vómitos y demás deyecciones de sujetos que sólo tienen en común conmigo el parecido fisionómico consustancial a la especie a la cual pertenecemos, lo acaben estropeando. Que Ustedes lo pasen bien en Benidorm.

    • juanjfdiaz  On 26 septiembre, 2011 at 17:35

      Estimado Luis: hay tantos Benidorm como Ud. quiera ver. 5 millones de “locos” ya, por principio (mantiene el sociólogo y amigo Iribas), no pueden estar locos. Ojalá disfrute de Benidorm tanto como lo hacemos mis amigos y yo. Hasta la he elegido para vivir en ella… y conocerla mejor. Esta ciudad es como el viejo anuncio de la Scheweppes: conocerla es amarla. Todos los años recibo personalmente a los alumnos del Master de Turismo de la Nebrija, y de otras dos universidades francesas. Estudian Benidorm como fenómeno turístico: una gozada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: