DE LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE (II)

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) tuvo un comienzo muy activo… pero pronto se diluyó en politiquerías hasta que irrumpió la década de los 60… y en los 60’s todo fue muy hippie… flower power.

A pesar de todo, tres grandes sucesos provocaron una mayor concienciación y la “creación” en 1970 de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los EEUU (EPA) tal como la conocemos hoy. Y a raíz de ella, y sus primeras y contundentes medidas, aparecieron los primeros organismos concienciadores (WWF, Greenpeace, FOEI) que sumaron esfuerzos. Algunos, como el Sierra Club, ya existían… pero eran entendidos como una postura de clase.

Por partes: en noviembre de 1950 se producen 22 muertos por un problema ambiental atmosférico en Poza Rica (México), con 320 hospitalizados que se fueron recuperando con lentitud; del 5 al 9 de diciembre de 1952 se produce el Gran Smog de Londres del que se calculan 4.000 muertos; el 21 de abril de 1956 se detecta la gran catástrofe química de Minamata (Japón) por los vertidos de la química Chisso, con los primeros 50 muertos… Había en todos los casos legislación en abundancia… y una absoluta falta de interés en aplicarla.

Con el “problema ambiental” en aumento, el 11 de septiembre de 1961, en Morges (Suiza), se funda el Fondo Mundial por la Naturaleza (World Wildlife Fund) con la intención de “detener la degradación del ambiente natural del planeta y construir un futuro armónico hombre-naturaleza”. Hoy agrupa a 27 organizaciones nacionales y 5 asociadas. Una de esas organizaciones es la española ADENA (creada el 30 de Julio de 1968) que se inició ¡¡protegiendo anfibios!!, luchando contra las trampas con veneno en los montes, protegiendo la Isla de Cabrera (zona militar de tiro, entonces) y promoviendo el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Greenpeace se fundaría en 1971, en Vancouver (Canadá), como Comité “No provoquéis un maremoto” para protestar contra experiencias nucleares norteamericanas en el archipiélago Amchitka (Alaska)… porque se creía que algunas de aquellas explosiones podrían provocar un maremoto. Hoy en día Greenpeace es la más revolucionaria y famosa; está presente en más de 40 países y tiene más de 4 millones de socios. Sus objetivos son “proteger y defender el Medio Ambiente, detener el Cambio Climático, proteger la biodiversidad, evitar los transgénicos, disminuir la contaminación y acabar con el uso de la energía nuclear y las armas”.

Decisivo en el proceso de concienciación de la protección del Medio Ambiente fue el libro de Rachel CarlsonLa primavera silenciosa” (1962). Denunciaba el masivo empleo de DDT y es un clásico en la concienciación ecológica. El Departamento de Agricultura de los EEUU terminó revisando su política sobre pesticidas y prohibiendo (1972) el DDT. Rachel planteaba que acabaría con todos los pájaros… de ahí lo de “primavera silenciosa”. Pero… desde 2006, por indicación de la Organización Mundial de la Salud, se consideró prioritario el empleo de DDT en la lucha contra la malaria… y se sigue aplicando.

Un nuevo problema ambiental comenzó en 1967: los vertidos de petróleo. El 18 de marzo de 1967 el petrolero “Torrey Canyon” inauguró la triste lista vertiendo entre 20.000  y 120.000TM de crudo (no coinciden las fuentes) al suroeste de Corwall (UK). Al año siguiente fue un pozo submarino frente a california y el 5 de mayo de 1970 el “Policomander” vertía 13.000 TM frente a las Islas Cíes. Tras este tercer accidente, el mundo comenzó a tomar conciencia y a temer estos accidentes.

Con las primeras manchas de petróleo en el mar, la UNESCO organizó en París la 1ª Conferencia de la Biosfera (1968). En aquellos días el representante sueco Carl Aström Sverker consiguió meter en la agenda de la XXIII Asamblea General el tema del Medio Ambiente (la Protección del Medio Ambiente) y así, en octubre, llegó la Resolución 2398/XXIII que recoge el primer planteamiento de protección medioambiental. Con ella en marcha, el 26 de Mayo de 1969 el secretario general U Than presentaba el informe “El hombre y su Medio Ambiente”. El primer y decisivo gran paso. Además, se puso en marcha (1971) el Proyecto MaB (Hombre y Biosfera) que preconizaba la conservación del Medio Ambiente y las cuestiones del desarrollo de los países, en especial los del Tercer Mundo.

Un hito medioambiental clave llegará en 1971 con el Informe Meadows (llamado así por la coordinadora del informe, Donella Meadows) a instancias del Club de Roma (1968). Este “Club” es, en la realidad “oficial”, un foro cultural de la ONU; pero en la “cruel” realidad nació como un cónclave de neomaltusianos preocupados, más que por la población mundial, por “el exceso de población pobre que puede explosionar desde postulados anarquistas y comunistas”. El Club de Roma encargó al Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT) el informe. El MIT lo tituló “Los límites del crecimiento”; El Mundo lo llamó “Informe Meadows”. Concluía diciendo que “si el actual incremento de la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y la explotación de los recursos naturales se mantiene sin variación, alcanzará los límites absolutos de crecimiento en la tierra durante los próximos cien años”. En el MIT se trabajó en prospecciones futuras realizadas con el programa de simulación informática World3 (en lenguaje de programación Stella, ya muy superado). 20 y 30 años después (1992 y 2004) el Club de Roma encargó sendos informes -“Más allá de los límites del crecimiento” y “Los límites del crecimiento: 30 años después”- donde concluyeron, primero, que “ya se había superado la capacidad de carga del planeta” (1992) y donde se advierte de que “no se podrá crecer más en un planeta como el nuestro: de recursos limitados” (2004). 

El informe del MIT, lanzado a los cuatro vientos por los socios del Club de Roma, reactivó a la ONU que convocó en Estocolmo (por el precedente sueco de la Conferencia de París de de la UNESCO de cuatro años antes), en junio de 1972, la 1ª Conferencia del Medio Ambiente Humano. El Medio Ambiente, hasta entonces, no había sido preocupación de los gobiernos y ni siquiera formaba parte de las agendas internacionales. La primera conclusión de la conferencia de Estocolmo fue una recomendación: “responsabilizar a los humanos en la conservación del planeta”. Un “daño colateral” de esta cita fue la creación del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la institucionalziación del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio).

1972 fue un gran año medioambientalmente hablando. Si de Estocolmo y para el mundo salió la primera visión ecológica común, el mundo, además, conoció la irrupción de la organización Friends of the heart (FOEI, Amigos de la Tierra), una iniciativa de David Browewr -surgida en 1969– al abandonar el Sierra Club, la más antigua organización medioambiental de los EEUU. Sierra Club surge en 1892 para proteger la Sierra Nevada californiana y hoy es la más grande e influyente organización medioambiental norteamericana. Amigos de la Tierra (basada en Amsterdam) es la red ecologista más amplia del mundo que, si bien se opone al modelo económico actual -y a la globalización- promueve soluciones en casi todos los campos.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: