DE MORENO LARA, JAVIER, Y SUS 72 REALATOS PARA UN BENIDORM DE ENTRE 1950 Y 1975… DE AYER

 

Editorial Club Universitario (ECU) dice de él en su Ficha del Autor: Xavier Moreno Lara. Licenciado en Filosofía y Letras y en Ciencias de la Información, inició su carrera profesional en 1970 como lector de Ediciones Mensajero, Bilbao, donde aparecieron sus primeros ensayos, libros de contenido sociológico y cultural como Nueva visión de la sexualidad (1971), Brújula (1972),  Triunfar en la 3ª Edad (1980), El cinegéneros y estilos(1979), aunque lo más destacado de su obra se ha situado en el campo del orientalismo y de las técnicas de autorrealización: El camino del Yoga y El Yoga clásico (Mensajero, 1971 y 1978), Zenla conquista de la realidad (Barral, 1977), Las religiones orientales (Mensajero 1980) y Valórate por la felicidad que alcances (Desclée 1999). Como profesional de la Comunicación ha sido Director Creativo en Agencias de Publicidad de Bilbao y Alicante y ha dirigido revistas como Elites de los negociosFlash Costa Blanca y Top Benidorm. Desde 1980 ha compaginado sus actividades como publicista con la enseñanza directa de técnicas de autorrealización, técnicas anti-estrés o Comunicación Creativa ante públicos muy diferentes, desde sus lecciones regulares en la Escuela de Yoga Clásico de Benidorm a cursos en Instituciones como el Colegio de Licenciados y Doctores en Filosofía y Letras de Bilbao y el Departamento de Ocio de la Universidad de Deusto”.

Pues así es, desde la óptica oficial, nuestro compañero de tertulias de Los Cafés del Meliá.

Conocí a Xavier Moreno Lara por el 87; y me cayó bien. Eso sí, su rama orientalista me lo echó todo a perder al poco. Yo es que soy así: nada fino, más bien bronco, nada metafísico y mucho menos existencial; vamos, que al indiferente, la legislación vigente. Eso sí, en común tenemos el haber ganado el Premio Europa Universitas; cada uno en su año y con temas diametralmente opuestos.

En fin, que al poco, un día de aquellos del inicio de los noventa, Javier desapareció.  Y no ha mucho resurgió por aquí, como el Guadiana lo hace en su terruño. Bienvenido, de nuevo.

En cuanto a su obra, genial. En lo demás, ni fú, ni fa. Estamos a años-luz, pero hay que reconocerle su mérito, manera, trayectoria, proyección y culturón.

Tal vez por eso, invitado a la tertulia como ponente, se arrancó con un relato sufí; del misticismo del Islam. Y no me fui de casualidad. Nunca he tenido yo el cuerpo para moralinas existencialistas.

Pero me quedé: respeto a la tertulia y a los tertulianos. Y el invitado, además, es habitual tertuliano. Es que esa mañana ya me había ido de un acto donde una serie de personas que no conocían de nada Benidorm se atrevían a proponer ideas a realizar en Benidorm. Y claro, evidenciaban esa rémora.

Volviendo a Javier, contarles que lo habíamos invitado a la tertulia porque acaba de publicar un libro que, aunque ha aparecido el primero será el segundo de una trilogía, lleva por título “Benidorm 1950-1975. 72 relatos autobiográficos”; 20 € muy bien aprovechados, porque además de conocer gente de aquí, casi los pioneros (y algunas fotos de aquellos años), te encuentras con que Javier -yo es que siempre le llamé Javier y me merendé con Xavier- tiene mucho oficio y sabe escribir: lo banal lo eleva a rango enciclopédico.

Javier destiló sabiduría y nos recolocó sus frases de cada tarde; que no por mucho oírlas pierden sentido y razón: “Aprendí aquí lo que es el turismo” y “Se hace mucha propagando, pero falta publicidad”. Nos dejó un apunte del amigo José Miguel Iribas que dice mucho de Benidorm: “Aquí, de entrada, nadie te va a dar nada. Pero te van a escuchar”, y otro suyo: “Siempre te quita de en medio gente mediocre”. Bueno, nos dejó cientos, pero uno en especial: “Las ciudades, como los hombres, tienen alma, y debe preguntarse Benidorm: ¿quién soy yo?”. Pregunta que le proponemos que se haga… y la ciudad se niega a hacérsela.

Este libro, nos dijo, “es el comienzo de una historia viva. ‘Benidorm, Historias Vivas’ es una colección que empieza con este libro”. Y lo definió como “una colección de vivencias”. De él que señaló que “tiene suficiente masa crítica” para ser tenido en cuenta. Y a fe que es verdad, porque, entre otras lindezas, y a las claras, con mucha verdad por delante señaló que en Benidorm “muchos se quejan de la falta de un lobby poderoso; pero es que Benidorm va por libre”. En todo, el faltó decir.

Es más, nos soltó una real carga de profundidad que evidencia lo que le pasa a la ciudad: “No hay ciudadanos de Benidorm; hay gente que vive en Benidorm”.

Se podrá analizar la frase, pero es verdad. Y claro, eso había que explicarlo. Y lo hizo con su verdad: “Benidorm se ha vulgarizado”. Y por esta vez, esa es también nuestra verdad… el desvulgarizador que la desvulgarice buen desvulgarizador será

Enhorabuena, Javier. Adelante con esas historias vivas que siguen encerradas en la ciudad.

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: