DEL TURISMO LITERARIO

El Turismo literario es una modalidad del Turismo cultural que se da en los lugares donde se desarrollan los acontecimientos de una novela, o en aquellos sitios donde el autor/autora ha dado vida a la obra. Se trata de rutas, escenarios y sitios concretos que tienen el atractivo necesario para hacer que se genere un tráfico de visitas que puedan llevar a considerar tal hecho como Turismo literario.

Hoy si más me entero de la batalla legal por preservar en Surrey (UK) la vieja casa victoriana de Arthur Conan Doyle en la que escribió hasta 13 aventuras de Holmes. Ahí ha intervenido The Undershaw Preservation Trust, un grupo de fans de Sherlock que no quieren que la vieja casa termine dando paso a un grupo de “acosaditos”. Surrey tiene garantizado el turismo de la mano de Holmes & Watson. The Sherlock Holmes Society of London sigue organizando excursiones; la oficial será este año del 10 al 12 de septiembre (pueden apuntarse en la web), pero todo el año la gente busca por los alrededores los lugares que se viven en los relatos. Pero no sólo es Surrey; la cosa llega hasta viajar a Suiza… ¿buscando a Moriarty tal vez?

Menudo chollo han encontrado los británicos con Sherlock. Ya ven, no es sólo Baker Street. Londres dedicó 2009 al Turismo literario.

Escocia, y en particular Edimburgo, no le va a la zaga a la capital londinense: El mismísimo Holmes sigue vivo en las highlands; tanto como Harry Potter. El “tren de Harry Potter” existe; “El Jacobita” hace el trayecto Inverness-Cullross y hay demanda de turistas por subirse a él; no es el Hogwarts Expres, pero pasa por el viaducto de Glenfinnan y salva el Shiel.

Pero hay más y de otros libros: Rosslyn tiene la iglesia gótica del XV, la Capilla Rosslyn, de El Código Da Vinci y los hay que peregrinan a ella; como a París. Hay un dato que maravilla: en 2005, en pleno auge, casi un millón de turistas siguió en París la “Ruta de El Código Da Vinci”.

Pero Edimburgo engancha mucho más, dicen los expertos: aúna al sempiterno Holmes, con el real Robert Louis Stevenson y el muy idealizado poeta nacional de Escocia Robert Burns. Hay tours sobre ellos en las viejas calles de la gran ciudad y un 40% del turismo a la cuidad, dicen, sigue pautas literarias.

El éxito de Harry Potter hizo que la British Tourist Authority editara un folleto genial (Harry Potter & the Philosophers’s Stone, Discovering the Magic of Britain). British Tour organiza en Londres visitas guidas sobre los escenarios del mago.

Dickens, otro hito del Turismo literario, tiene hasta su propio parque tematizado: Dickens World.

Como hay gente para todo y que se motiva con lo más insospechado, aprovechando el tirón de las pelis de vampiros me dicen que Lonely Planet sacó su guía de lugares vampíricos: el castillo Bran, en Valaquia (hoy Rumania), donde el príncipe Vlad Tepes ofició del Drácula original; la Costa de los Vampiros, en Costa Rica; el Museo de los Vampiros, en un  barrio parisino; el Tour de los Vampiros en San Francisco (USA) y, más recientemente, una tourné por Forks (Washington,USA; 3.100 habitantes) para quedar deslumbrados por la saga “Crepúsculo”. Hasta hace nada vivían en Forks de las visitas al Museo de la Madera y de los pescadores aficionados a la trucha Arco Iris y al salmón; ahora crepusculean los turistas por todos lados en Forks buscando el hospital y… El turismo se ha incrementado en Forks, desde el inicio de la saga de Stephenie Meyer, ¡¡en un 600%!!… Increíble. Yo no he encontrado esa guía de Lonely Planet, aunque sí alguna referencia en Internet.

Con “Cien años de soledad” y Gabriel García Márquez se ha creado la “Ruta de Macondo”, desde Santa Marta a Aracataca, donde nació “Gabo”. En 2006 los colombianos votaron que Aracataca se convirtiera en el Macondo de la ficción y un tren amarillo hace el trayecto por 40 paisajes de la novela. Y la gente, aunque muy poca, lo hace.

En España, esto del Turismo literario se las trae. Vanos desde la “Ruta del Quijote” -que es infumable por banal y ni siquiera el IVº Centenario revitalizó, a Barcelona para visitar el Mercado de La Boquería siguiendo los pasos de Pepe Carvahlo… buscando hasta Casa Lepoldo en la calle San Rafael 24… que existir, existe. Yo descubrí esa ruta… pero al revés.

Desde Ildefonso Falcones y “La catedral del Mar”, las rutas al barrio gótico se han incrementado en Barcelona… pero Soria con Machado, es una opinión, no ha funcionado. Como tampoco el “Viaje a la Alcarria”, la “Ruta de El Cid” o la “Ruta del Lazarillo de Tormes”. Semos asín… aunque “El manuscrito Carmesí” de Antonio Gala, cuentan, ha revitalizado el turismo de Granada… y hay quien dice que Hemingway el de Pamplona (¿Sanfermines… o algo más?).

Por estos lares alicantinos andan empeñados en recuperar el Turismo literario en base a Azorín o a Gabriel Miró por Polop… Pues no sé yo.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: