DE GROENLANDIA DESCONGELADA. DEL CLIMA; DE LO QUE CONSIDERO GANAS DE INCORDIAR A LA HORA DE INFORMAR

Llega uno a casa y un pantallazo del telediario me dice que “Groenlandia se está descongelando”. Como un loco me tiré a buscar webcam groenlandesas: Ilulissat, en la Bahía de Disko, con 14º C, en ese momento, ofrecía un paisaje de hielos marinos (la webcam del Hotel Artic es muy clara); Tasiilaq, cerca del aeropuerto de Kulusuk, con 7ºC, ofrecía un paisaje de deshielo (pero nunca antes había tenido una referencia de ese lugar). El mosqueo era inmenso. Una webcam más: Campo Summit, con -19ºC, era hielo perpetuo. Me tranquilizó un ratito. Aunque… en Anchorage, en Alaska, estaban a 21ºC. ¡Cielos, qué desazón!

Eché mano de la información en texto y todo arrancaba de una noticia, con fuente en la NASA, de la que los primeros en hacerse eco fueron los de La Gaceta de Tucumán (Argentina). Y no es por nada, pero a la hora de la ciencia y con la sensibilidad del cambio climático a flor de piel, que nos dejemos arrastrar por una noticia de los compis plumillas argentinos me parece auténtico sarcasmo informático. Y no por el rotativo argentino, pero es que…

El periódico tucumano, se basa en una noticia de Agencia (AFP-NA) y aporta una infografía de otra (REUTERS) pero no completa la noticia ni de uno ni de otro. Siembra un: “Según los científicos, un fenómeno de este tipo no se había registrado desde 1889.” -¡cierto!-, y “Por el momento, los investigadores no son capaces de determinar si se trata de un acontecimiento natural o si ha sido inducido por el cambio climático.”. Pero se olvidan de señalar lo que recalca la nota de REUTERS: “Según Lora Koenig, también de la NASA, los registros del hielo de Groenlandia sugieren que deshielos de este tipo ocurren de media una vez cada 150 años”. “El último fue registrado en 1889, por lo que el de este año llega justo a tiempo”, señaló Koenig.”, con un final en “Si bien es muy inusual, como sucede habitualmente no podemos atribuir ningún acontecimiento extremo al cambio climático. Hemos de esperar y ver si ocurren más eventos de este tipo en los próximos días para entender su significado tanto para el clima como para la capa de hielo”.Asín que…

Cierto que estamos ante un deshielo sin precedentes si de verdad les ha pillado a todos en paños menores, pero como dice la nota de REUTERS, ¡¡atención!!, “Los científicos creen que la mayor parte del hielo de Groenlandia ya está volviendo a helarse.”. Ahora bien, comenzar la frase con un “los científicos creen que” a estas alturas del siglo XXI y con tanta tecnología… también se las trae.

A mí, la noticia me mosqueaba porque el peso de la masa de hielo que hay sobre la isla de Groenlandia ha hundido la corteza terrestre unos 300 metros y si, digo yo (por decir, claro) que la noticia era que “Groenlandia se está descongelando” es que resultaría terrible; más si lees en la Gaceta tucumana de marras que “Los mapas del derretimiento elaborados mostraron que el 8 de julio el 40% de la superficie de la capa de hielo se había derretido, llegando al 97% cuatro días después.” Es que en 96 horas, que se dice pronto, se me habría ido al carajo la mitad del hielo groenlandés y… claro, uno se imagina todo ese hielo convertido en agua y… ni en quinto piso íbamos a estar en terreno seco a 200 metros de la playa en Benidorm (dicho sea por exagerar). A la hora de informar… conviene dar la noticia con algo, pido yo, de sentido común… que ya sé que es el menos común de los sentidos.

Y es que el hielo groenlandés no estaba monitorizado, hasta hora, al milímetro; a partir de ahora, ya verán, sí lo estará. El hielo monitorizado es el del Ártico, y a pesar del interés hemos estado 8 meses a dos velas en la medición, por ejemplo, del espesor de la capa de hielo; en octubre de 2011 un equipejo técnico satelitario de la NASA dejó de funcionar y… a dos velas hasta que la agencia espacial japonesa (JAXA) no ha lanzado uno similar (18.05.2012). Todo ese tiempo hemos estado dependiendo de otras fuentes con datos; sí, pero con dificultad de casarlos. Ahora ya está calibrado el aparatito nipón y tendremos mejor información.

Y por cierto, dice el National Snow & Ice Data Center que la fusión del hielo ártico comenzó este año antes (se reduce el albedo y se calienta más el hielo); entre 9 y 12 días antes de la media 1979-2000, y a 23 de julio de 2012 “la extensión de hielo marino era de 7’32 millones de km2 (7’22 millones de Km2, el 23 de julio de 2011)”. Vamos, no es para tirar cohetes, pero… sí tenemos un poquito más de hielo que en 2011.

A ver si vamos a las fuentes y nos dejamos de sensacionalismos.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • José Maria Diez  On 27 julio, 2012 at 6:40

    Me quedo tranquilo, porque según tus investigaciones, no me quedaré sin hielo para el whisky.

  • juanjfdiaz  On 27 julio, 2012 at 9:54

    Naturalmente, mientras vendan “cubitos” en la gasolineras el “on the rocks” está salvado. Ahora bien, el Penderyn Single Cask WRU 2012 Limited Edition se bebe a palo seco, sin hielo. Bueno, hay alguno más que no precisan hielos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: