DEL TÓMBOLO DE TRAFALGAR… TRAFALGAR, MUCHO MÁS QUE UN CABO; POR LO MENOS, GENERAL

Desde los Caños de Meca (que de verdad son caños de agua que llegan a salir en el breve acantilado), entre Barbate y Conil de la Frontera (donde la Almadraba y sus historias me habían llevado a conferenciar), se ve el tómbolo de Trafalgar, precioso y majestuoso.

Tómbolo de Trafalgar; ahí es nada.

Trafalgar es uno de esos puntos de la geografía Mediterránea que te atrapan por su singularidad; como Prasonisi, en Rodas, que también tiene un faro y es sólo en verano. Incluso Gibraltar (de tómbolo muy asfaltado y urbanizado) y hasta Peñíscola (idem)… Trafalgar es una pequeña isla que se une al continente por un brazo de arena que depositan y consolidan las corrientes (un tómbolo).

Pero Trafalgar tiene su encanto… y su viento. Es, bien pudiera ser, la Isla de Hera (la legítima esposa de Zeus) que señala Estrabón, y reconoce Ptolomeo; y también el Iunonis Prumnuntirium (Promontorio de Juno) que apunta Pomponio Mela, pues Juno era el equivalente romano a la Hera griega… Es un lugar sin igual; el viento siempre marca la pauta y el mar, la mar, baila a su compás.

Es una lástima que deba su principal fama a una batalla que nos fue mal, desde el primer momento, y que tuvo lugar en los albores del XIX. Hay un hito de piedra, que las arenas tapan con frecuencia, con una inscripción en placa metálica con un pasaje de “Trafalgar” de Benito Pérez Galdós que recuerda el momento… aunque yo el “Trafalgar” que me gusta es el de Arturo Pérez Reverte… aunque el “Antilla”, cosas del autor, no fuera una de los barcos españoles que participaron en la batalla donde los ingleses nos dieron en toda la línea de flotación… y bien hubiera servido ya entonces la frase de don Casto Méndez Nuñez (sesenta años después): “Más vale honra sin barcos que barcos sin honra”… que fue escrita (en una carta) el 24 de marzo de 1866 y no pronunciada el 21 de octubre de 1805 cuando el desastre; cuando las aguas inmediatas al tómbolo fueron testigo del embestir perpendicular de las dos líneas británicas a la columna hispanofrancesa que Villeneuve había dado orden de volver a refugiarse en Cádiz, mientras el resto de la flota gabacha, la escuadra de vanguardia, a las órdenes de Dumanoir, se largó… y fue apresada 12 días después .

Esas seis décadas de diferencia (1805-1866, otro desastre naval) expresan ya como estaba la cosa mucho antes. Los franceses fueron cobardes, pero nosotros, la flota española, para aquél combate de 1805 no teníamos ni marinería, cosa de una epidemia de fiebre amarilla… y la bromas (esos moluscos bivalvos que horadan las maderas sumergidas) jugaban con las obras muertas de nuestros barcos.

Pero… esto va del cabo de Trafalgar y su bellísimo tómbolo; no del desastre de una batalla, por mucha honra -y disgustos- que nos diera.

Hay que ir andando; una barrera impide el paso a los vehículos. Pero en realidad es la arena la que marca el trayecto. Aliándose en el viento, la arena, lo coloniza todo -hoy- para desaparecer -mañana-. Es una breve caminata, al compás del viento y sentirse ante el faro y frente al mar, achantado por la inmensidad de la naturaleza.

Trafalgar es un palabro derivado del Taraf al Ghar (cabo de la cueva) que llamaron los árabes. Cueva no sé, pero donde hoy está el faro, aseguran, hubo un templo romano dedicado a Juno y, junto a él, los árabes levantaron, en el IX, una torre que los del lugar medio derrumbaron en el XIX para construir el faro.

En el entorno hay playas, pero yo no soy de bañarme mucho y pisar arena… que sigue ahí, adherida a la piel. Yo soy de contemplar: el mar, como tira un buen veguero o, simplemente, una copa de brandy en semejante lugar. Es más, me contaron en Conil que cuando hay riza en Trafalgar, la riza de Trafalgar, la corriente es brutal. Así que, al brandy, al veguero y a contemplar.

Por cierto, un amigo de Jerez siempre sostuvo, sobre la batalla de Trafalgar, que lo mejor de todo fue que el cadáver de Nelson fue conservado en una barrica de brandy -de Jerez, naturalmente- hasta llegar al Reino Unido, donde fue enterrado con todos los avíos y honores militares. Por cierto, yo en Portsmouth, dándome un atracón de historia naval inglesa (Museo Naval & Co) y sabiendo que el HMS Victory aún está en activo (pese a estar en dique seco) como buque insignia del Segundo Lord del Almirantazgo, pregunté por el barril, el famoso barril, y… les supo mal.

En fin, cosas del brandy… y otra utilidad más de la genial bebida… que sólo se comprende frente al viento y desde el tómbolo de Trafalgar, no en Portsmouth.

Y dicen que tienen flema estos británicos.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • David  On 2 mayo, 2015 at 18:15

    “Trafalgar es uno de esos puntos de la geografía Mediterránea que te atrapan por su singularidad”

    Un pequeño apunte, Trafalgar tiene poco de mediterráneo. Caños de Meca está en la parte atlántica de la provincia de Cádiz

    • Jdiaz  On 3 mayo, 2015 at 16:29

      La geografía Mediteránea es la de la costa española. Y si por la acepción climática, tenemos un clima mediterráneo meridional que es la repera. Y aunque no lo crea, todo lo que rodea Trafalgar es absolutamente mediterráneo. Debí puntualizar mucho mejor la expresión. Muchísimas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: