DE LUIS FRANCISCO ESPLÁ… UN TORERO DISTINTO. UN HOMBRE DE LAS BELLAS ARTES

Luis Francisco Esplá Mateo
Foto Mario Ayús

Tal vez sea el mejor lidiador del siglo XX, yo así lo creo. Y en el XXI (2009) Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes. Es, como él mismo se define, un torero distinto.

Ha pasado la tarde con nosotros, en Los Cafés del Meliá, y se me ha olvidado preguntarle qué queda en el hombre de hoy de aquél “BambinoEsplá. Es que me ha ganado hoy también en el ruedo que formaba la mesa en la que hemos compartido el primer café, previo a la tertulia. No es la primera vez que lo hacía; en más de un ruedo le he aplaudido a rabiar y por dos veces le he entrevistado a fondo en la radio. Y en todas me ha ganado. Banderillas en todo lo alto.

Luis Francisco Esplá es uno de los poquísimos toreros en toda la historia de la Tauromaquia y la Lidia con formación académica. Y, además, es un profundo conocedor de ese mundo, el del toro y la lidia, por dentro. Le gusta el universo de los toros desde el punto de vista de la Etología… y eso el 99% de sus compañeros de profesión -y el 98% de los aficionados- no saben lo que es. Es que la Etología es el estudio del comportamiento de los animales en libertad… a caballo entre la biología y la psicología. Faena de muleta.

Mi abuelo José, hombre de toros y caballos, me llevó un día a aquella placita alicantina que era escuela de tauromaquia por las mañanas y cine de verano por las noches, para conocer a uno de los mejores toreros de plata, Paquito Esplá, su padre. Y allí estaba su hijo, Luis Francisco, de mi edad. Esto se lo recuerdo cada vez que lo he tenido cerca. Hoy también, cómo no.

El maestro Esplá recordó, en la tertulia, las noches de verano en las que después de las sesiones de cine, recogían las sillas y allí mismo, en aquél ruedo de albero, los chavales echaban un partido de fútbol y soltaban, al mismo tiempo, una vaquilla. Eran los mismos chavales que acudía por la mañana a aprender a torear… y luego echaban una mano en el cine y disfrutaban de las películas y del final de cada sesión… y así nos salió el maestro: cinéfilo empedernido.

Y ya en materia, el mayor de los Esplá pontificó: “el toreo es arte con seres vivos”. “Los toreros aprovechamos la voluntad del toro; por eso hay que conocerlo desde dentro”. Y él optó por conocer al toro en todos sus terrenos: se sumergió en el mundo del toro en “La Umbría del Tamaral”, la finca jienense de la familia. Y allí descubrió al toro: “no son anónimos; tienen identidad. Desde que un becerro viene al mundo tiene historia, su genealogía”. Conviviendo con ellos, reconoció, se convirtió en parte de la vacada… y hasta llegó a abominar de la lidia hasta que vio en ellos, en los toros, el material único del que están constituidos para crear arte. Y como torero siempre ha procurado exaltarlos. “En la lidia -explicó- hay que hacer coincidir la fuerza y la voluntad de toro y torero, de ambos”. Preciosa definición.

Hay una relación tridimensional en el ruedo: toro, torero y público. Fluyen las energías sólo si hay sintonía”. “La clave está -reconoció- en lograr incorporar la voluntad del toro porque no se deja manipular y hace entrar en liza todos los sentidos y la valía del lidiador”. “Cada tarde -sentenció- es como una partida de ajedrez en la que tienes que ir como mínimo tres movimientos por delante; la mente de un torero consume más energía, los neurotransmisores trabajan a más velocidad, que la de un matemático en la resolución de un gran problema. Hay que conjeturar mucho, manejar muchas variables, a una velocidad increíble”.

Y, además, “hay que convivir, sin renunciar a ellos, con los miedos; a los que hay que domesticar hasta poder usarlos como energía”. Es que, dijo, “los miedos nos ayudan a estar vivos”. Y de eso entiende; Planeta le ha encargado un libro sobre este tema.

Se nos puso profundo: “El círculo es una constante en el toreo”. Es más: “en el toreo hay una doble incurvación: la del torero en la faena y la del propio toro, que es fuerza contenida”. Solo en la suerte suprema se rompe el círculo: “es traspasar el dintel  de la seguridad y entrar en una fase de esgrima abandonándonos a la acción y yendo ambos al encuentro”. Estábamos ya inmersos en la metafísica, en la introspectiva de la realidad donde el maestro en el arte de don Francisco Arjona, “Cúchares”, lo es también de la recreación de esos momentos de la lidia. Dijo David Silvetti: “Yo dejo las técnicas aprendidas en el burladero y voy al toro para hacer lo que mis sentimientos me dictan”. Pues eso, al dictado de sentimientos siempre lidió el maestro Esplá; y conociendo al toro y sus terrenos, nunca al distado de nadie -¡crúzate!- siempre atento a la reacción del astado, que tiene su mundo.

Treinta y seis cornadas y al final de la etapa mantiene toda su integridad vital: le atormentaba, reconoció, ver el momento de su limitación para el arte. Dejó aquél y hoy está inmerso en la Bellas Artes, y también con renombre. “Las cornadas  son parte del presupuesto del toreo”.

Ya está de vuelto de todo aquello; no recuerda cuantos toros ha lidiado, pero sí recuerda cuatro toros, cuatro, en los que “el estado de gracia, la experiencia ulytrasensorial” ha llegado a más: uno de Miura en la de Valencia -y recreaba el momento-, otro en la plaza de Albacete (y no me atreví a interrumpir el lance para que me repitiera el nombre de la ganadería), y dos de Sepúlveda en las de Jaén y Barcelona… y habló de Barcelona y su “movida” taurina, de aquellos días de gloria tanto en la Monumental como en Las Arenas; y hasta en El Torín de la Barceloneta.

Pasadas ya las siete de la tarde, cuando el café ya andaba por los talones y el respeto se transformó en entrañable camaradería recordábamos que se vistió de luces por primera vez en la plaza de Benidorm, su alternativa en Zaragoza, sus cosas con las castas de toreros y el futuro de la fiesta. Hijo de un torero (Paquito Esplá), hermano de un torero (Juan Antonio Esplá) y padre de un torero: Alejandro Esplá. Difícil futuro. “El enemigo del toro es el empresario”.

Pidió para el toreo la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y respeto para el toro y su lidia. “El toro tiene conciencia de sí mismo a través de los terrenos” y en la lidia hay una pugna de voluntades; un ballet que debería tener música de jazz por que el pasodoble sólo es una incitación a la fiesta. Y la lidia es mucho más.

Gracias maestro Esplá, Luis Francisco, por una tarde soberbia. Al final, vuelta al ruedo de tertulianos para aplaudir al maestro dominando sus terrenos, los del arte.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • isabel marant pompes  On 26 noviembre, 2012 at 10:24

    Now i’m impressed by the standard of information on that website. There are a lot of good resources

  • gold account  On 30 noviembre, 2012 at 23:04

    Yo supongo que los toreros experimentados saben aprovechar las querencias del toro para lograr una buena faena. ¿Es eso verdad? Si lo es, ¿cómo hacen para lograr ese aprovechamiento? Gracias anticipadas por las respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: