DE BENIDORM: UN MODELO DE DESARROLLO URBANO (X)

 

LA EVOLUCIÓN URBANA DE BENIDORM… EN EL XVII Y XVIII

Se viene dando por sentado que el Tossal de la Cala fue el primer emplazamiento de la población “benidormense” a finales de la Edad del Bronce (Bronce Mediterráneo II). Los restos de aquél poblado, donde se localizó la Tánit báquica que exhibe el Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ), son hoy los cimientos de la Urbanización Mont Benidorm (1985), tras una extraña operación urbanística (1983-1987) que hoy nadie quiere recordar.

La población inicial que hubiere, y tras ella las diversas comunidades que la siguieron, se asentó sobre los terrenos altos de Poniente, de forma dispersa, en torno a las fuentes que manaban. Recordemos que estamos en zona de albuferas, entonces no colmatadas.

A la Punta Canfali ya pasará en época romana y allí seguirá hasta el asentamiento de la alquería musulmana de Aduhar-el-Darhim, según Gaspar Escolano. Del patronímico de la familia DarhimBeni Darhim– deriva, dicen, el nombre de Benidorm: lugar de los Darhim. Este aspecto, aun dejando mucho que desear, lo aportamos al estudio sin mucho convencimiento. Hay teorías que nos llevan a aspectos más concretos, origen yemení, pero no están constatadas.

Las referencias posteriores del topónimo no existen hasta llegar a la primera Carta Puebla (1325) y, de nuevo, vuelve a esfumarse, durante buena parte del siglo XV. Pensamos que fue debido al despoblamiento como consecuencia de las incursiones costeras de los piratas de Berbería y por la secular falta de agua.

Aquél primitivo enclave de la Punta Canfali, con los años, contó con defensa de muralla y hasta un torreón (“castillo” que algunos llaman) que a lo largo de la historia corrió diversos avatares encontrándose, las más de las veces, en un estado lamentable, según las diversas crónicas e informes que urgen su reconstrucción. Y aunque hay referencias a un posible “castillo” y a los duros golpes recibidos, no se menciona, en muchas décadas el asentamiento urbano que debía proteger, por lo que hemos de considerar que el núcleo habitado fue abandonado para evitar el azote de la piratería norteafricana. En 1405 el despoblamiento es un hecho constatado[1] mientras que las noticias de 1525 nos indican que no se procedía a la reparación del maltrecho baluarte[2] para evitar que sirviera de refugio a moros levanticos; Benidorm en esa fecha contaba con cincuenta casas de moros[3] y las autoridades, tierra adentro, estaban recelosos.

Dibujo del Informe del virrey Gonzaga - 1575

Dibujo del Informe del virrey Gonzaga – 1575

En 1575, las pocas reseñas históricas localizadas señalan la única presencia en las playa de chozos de pescadores que faenan entre Punta Canfali y la Isla y que “residen en las alquerías del término”, según el informe del virrey Vespasiano Gonzaga Colonna[4], en su visita a Benidorm acompañado del arquitecto Juan Bautista Antonelli, quien llega a desaconsejar la recuperación del torreón.

Tal era el abandono de la estructura poblacional que en 1576 el virrey de Valencia, el arzobispo Juan de Ribera (Patriarca de Antioquía, San Juan de Ribera) hace apostolado para reparar la techumbre de la primitiva iglesia porque “aquél lugar merece ser habitado[5] y plantea que “reconstruyendo castillo y templo se conseguiría aumentar el número de pobladores del lugar”.

En el año 1600 la población de Benidorm, según Escolano, era de “sesenta casas de cristianos viejos[6], unas 300 personas. La expulsión de los moriscos (1609) dejará reducida la población a 17 familias[7]; en torno al centenar de personas.

A mediados del XVII se apuntan al lugar de Benidorm unos 600 vecinos y a finales de ese siglo ya se referencian para la villa de Benidorm 2.400 habitantes[8] en un hecho demográfico sin precedentes que nos hace aventurar bonanza de cosechas (por el regadío) y de pesquerías. Abundando en ello, en la situación positiva del momento, Pere Mª Orts aporta el dato de la reconstrucción del castillo por los Fajardo (1663). Aprovechando el momento y para mejorar la situación general de la villa (y sus rentas), como ya hemos adelantado, en 1666 doña Beatriz Fajardo, de la Baronía de Polop, funda el sistema de riegos de la zona, la séquia mare, y será a partir de entonces cuando Benidorm empiece a bajar del Cerro Canfali, del castillo a la llanada. Se apunta a la mejora de las cosechas, el éxito de capturas en la almadraba y el cabotaje que desarrollan los benidormenses.

En 1696 se abrirá el Registro Parroquial y ya comenzaremos a tener datos fidedignos de población. La parroquia de Benidorm no se independizará de la de Polop hasta 1754, por expreso deseo del arzobispo Mayoral.

A finales del XVII el núcleo urbano parece que estaba protegido por una muralla y el torreón existente, que algunos llaman “castillo”, estaba artillado. En los extremos de la bahía se llegaron a construir dos torres, también artilladas: la de la Punta del Cavall, o Torre de Seguró, y la Torre de Escaletes.

En el siglo XVIII la ciudad saltó ya definitivamente sus murallas (del Torrejó a la calle Quatre Cantons) y se abrió los que hoy es la Alameda del alcalde Pedro Zaragoza Orts, como más adelante veremos.

En 1740 está datado el episodio del hallazgo de la patrona, la “Virgen del Naufragio/Sufragio”, y es en esa época misma cuando comienza la fama de los arráeces y gentes de la almadraba. Eran de Benidorm los que tenían encomendada la instalación de la práctica totalidad de las almadrabas del Mediterráneo occidental.

Pocas y escasas referencias podremos encontrar más de Benidorm por aquellos años hasta la referencia de Cavanilles. El botánico ilustrado señala en el último cuarto del XVIII que Benidorm “está situado sobre un cerro calizo blanco que forma casi una península que abrupta se presenta al mar, que la va socavando hasta hacerla caer. Las calles son en cuesta y las casas acomodadas. La villa se halla en el centro de una ensenada curva y las embarcaciones fondean hacia poniente. Al sur, a media legua de Benidorm, está el islote, de la misma naturaleza que el cerro que el cerro que sostiene la villa[9].

Cavanilles señala en su escrito que “… pocos pueblos habrá en España que en tan corto periodo de tiempo hayan hecho tantos progresos de vecindario y agricultura…”. Obviamente hace referencia a un antes y después de la puesta en marcha, en 1666, del sistema de riego creado por doña Beatriz Fajardo (la séquia mare/Reg major de l’Alfàs) en la segunda Carta Puebla y al auge de las pesquerías y las almadraba de los duques de Medina Sidonia y Medinaceli. “… Su población pasa de seiscientas familias dedicadas a la mar y a la agricultura…”. Especifica Cavanilles que a finales del XVIII en Benidorm se conseguían cosechas de “… maíz, trigo, hortalizas, frutas (sin especificar), legumbres, almendras, vino,  higos, pasas, algarrobas…” y hasta seda. Insiste el clérigo ilustrado en que sus habitantes “… conocen a fondo la pesca de altura y las maniobras de tender la almadraba, así como la navegación de cabotaje…”.

Deja Cavanilles dicho muy a las claras que el principal problema de aquél Benidorm es el agua, señalando que “escasea y es de gusto salobre”, aunque “ni fastidia ni daña la salud”. Explica que “escasea para el riego, no así para el consumo”, y aclara que la escasez se debe a que la tradicional agua de Chirles (una surgencia en lo que hoy es una pedanía de Polop de la Marina) había sido adjudicada a la villa de Altea.

En las Relaciones Geográficas,  Topográficas e Históricas del Reino de Valencia, compendio de respuestas a los cuestionarios que remitiera entre 1772 y 1788 el geógrafo Tomás López de Vargas y Machuca, figuran las de los clérigos de Altea, Benissa, Calpe, Callosa d’En Sarriá, Guadalest y La Vila Joiosa, no así del de Benidorm que aún no disponía de parroquia propia. Pero todos ellos referencian el nombre de la población (alguno la cita como Beniduerme) y la distancia a su villa, con lo que la sitúa geográficamente en su enclave natural.

Todos destacan al unísono que tiene “castillo” con “2 cañones de a 8” y que de él dependen las torres de Escaletes y Aguiló atendidas con cañones menores. Y señalan los turnos de los atajadores que deben dar la descubierta por la presión pirática.

También señalan los vestigios albuferencos y que “a Poniente se localiza un estanco de aguas”, en la confluencia de la playa con el Tossal. Allí se rodarían los exteriores de la película “Alba de América” (1951) simulando el territorio americano al que llegó Colón.

Ninguno de aquellos clérigos que respondieron el cuestionario del geógrafo López de Vargas aporta datos sobre la población de Benidorm.

-#-

Del estudio de los pocos documentos de la época sabemos que en el XVIII la actual Playa de Levante era conocida como Playa de La Chanca, por ubicarse por allí la chanca, estructura destinada al ronqueo y salazón de los túnicos que se conseguían con las almadrabas (almadravilla en este caso) que se calaban en la zona. La Playa de Poniente, donde varaban las barcas de pesca se llamaba entonces Playa de la Escata (escama). En esta playa de Poniente se localiza en medio de la arena, y a prudencial distancia del mar, el manantial de Les Fontanelles donde acudía a abrevar el ganado (toda la playa tiene consideración de Vereda Real de ganado[10]) y efectuaban aguadas los marinos de la zona e incluso la Armada, aunque está prefería la desembocadura del río Algar, en Altea. Las aguas de Les Fontanelles, dicen, proceden de la zona de Lliriets.

 


[1] Manual de Exposición <40 años de PGOU de Benidorm>

[2] Artículo sin firma. Llibret de Festes. 1982

[3] Francisco Giner. Llibret de Festes. 1979

[4] Remitido a SM el rey Felipe II el 30 de septiembre de 1575

[5] Benidorm (Libro de Prestigio); Ayuntamiento de Benidorm. 1986

[6] Benidorm (Libro de Prestigio); Ayuntamiento de Benidorm. 1986

[7] Vicente Castañeda. Las relaciones geográficas del Reino de Valencia.

[8] Benidorm (Libro de Prestigio); Ayuntamiento de Benidorm. 1986

[9] Las observaciones de Cavanilles 200 años después. Bancaja 2007

[10] De mis conversaciones con don Pedro Zaragoza Orts y con don José Bayona, piloto naval.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: