DE LAS NORIAS-RUEDAS DE LA FORTUNA

1306Cuando el Europa Park  (porque estaba en la Avenida de Europa) iba a cerrar (finales de 1988) y se hablaba más del futuro de su noria que de los terrenos y su proyección urbanística, Arturo Castilla (o tal vez fuera Antonio del Rey) me contó la vieja historia de las norias-ruedas de la fortuna.

Hoy (14.02.2013), cuando el garabato de Google (el doodle, logotipo alternativo) ha recordado el 154ª Aniversario del nacimiento de George WG Ferris , nada más volver a casa me he sumergido en “archivo” del trastero… y he dado con algo, que no con todo. Voy a necesitar un año sabático para poner un poco de orden. Sé que hay más, mucho más; pero no sé por qué montoncito de polvo buscar.

GOOGLE - NORIALa Noria-Rueda de Somers-Rueda de la Fortuna se está volviendo a poner de moda y aunque la crisis económica mundial ha dejado en tierra varios proyectos, resulta que están viviendo una segunda juventud.

Antes de la Expo Mundial de Chicago, la Colombina, (1 mayo-31 de octubre de 1893), aquellos artilugios no eran más que atracciones de feria de menor o mayor enjundia. La Colombina, en Chicago, conmemoró el 4º Centenario del Descubrimiento de América. Y aquél mismo año se institucionalizó como festivo el Columbus Day (12 de octubre) en todo el territorio yankee. Entre las novedades de aquella expo estaban el kinetoscopio de Thomas A. Edison (que mejoraba el de Coleman Sellers y casi era ya el cine), las corrientes de alta frecuencia de Nikola Tesla, el telescopio financiado por Charles T Yerkes… y la “Rueda Gigante de la Fortuna” de George WG Ferris.

Chicago Ferris Wheel, 1893

Chicago Ferris Wheel, 1893

Esto de las “norias” (“ruedas del placer” que también se les llamó) parece que tiene su origen en los territorios del Imperio Otomano en el XVII. Algunos viajeros occidentales dan cuenta de ellas en sus reportes y libros: Pietro de la Valle (1615) y Peter Mundy (1620). Al poco se intenta imitarlas por toda Europa. El problema era que el esfuerzo de tracción era “a sangre”: primero de hombres “fuertes” y después de animales.

En los EE.UU. en 1848, Antonio Manguino construye la primera, de cierta entidad (12 metros de diámetro), en el Walton Spring Park de Atlanta; parque que aún hoy existe.

Habrá que esperar a 1892 para que William Somers construya sus “famosas” ruedas de la fortuna de 15 metros de diámetro en los centros turísticos de moda de entonces –Asbury Park, Atlantic City y Coney Island– cercanos a la gran metrópoli que ya era New York.

El caso es que vistas las “ruedas de la fortuna” de Somers y con el llamamiento hecho por la sociedad que gestionaba la “Colombina” para hacer algo “original, atrevido y único”, teniendo el antecedente de la Torre Eiffel que fue el emblema, y la mayor atracción, de la Expo de París (1889), un ingeniero (venido de la Academia Militar de Oakland) formado en el Instituto Politécnico Rensselaer (Troy, NY; con plaza en el Salón de la Fama de esa institución desde 1998) presentó un proyecto descomunal para la época (80 metros de altura y 76 de diámetro de la rueda) que convenció a todos. Su complejidad hizo que no estuviera terminada hasta el 21 de junio de 1893 (casi mes y medio después de inaugurarse la Expo) y por 50 centavos de la época daba aquél giro mágico para el momento, que duraba 20 minutos y permitía ver toda la expo.

Ferris tuvo un mal final; la rueda aquella no fue de fortuna para él, perdió dinero, Somers le demandó por copiar su diseño, su mujer le abandonó… y se cuenta que terminó suicidándose. Su “noria” terminó desmontada y en 1895 remontada en el Lincoln Park de Chicago… y aún se volvió a montar para la Feria Mundial de Saint Louis (Missouri) de 1904… siendo destruida en 1906 mediante una voladura controlada.

Con el sistema de Ferris se construyeron inmediatamente después varias “ruedas de la fortuna” por todo el mundo: la Great Whell de Londres (1895 y 94 metros), la Wierner Reisenrard de Viena (1897 y 64’97 metros) con motivo del jubileo del Emperador Francisco José, la Grande Roué de París (1900 y 100 metros)…

The Beijing Great Wheel

The Beijing Great Wheel

A partir de 1989 llegó la segunda juventud de estos artilugios mecánicos. Y para la Expo de Yokohma se construyó la Cosmo Clock 21 (107’5 metros). En 1997, en Osaka, la Tempozan Ferris Wheel (112’5 m); en 1999, en la bahía de Tokio, la Daikanransha (115 m). En el año 2000 se inaugurará el Londres el The London Eye (135 m)… en 2006 llegará la Estrella de Nanchan (160 m), en Nanchan (China)… y en 2008 el Flyer Singapore (165 m), en Singapur, la ciudad estado de la península malaya. En China se han vuelto locos construyendo “norias” en el Siglo XXI: 7 de más de 100 metros de altura en la última década. The Beijing Great Wheel (208 m) ya no se hará; la empresa quebró en mayo der 2010. Y como éste, otros proyectos esperan mejores días… y hay una docena esperando la llegada de mejores tiempos.

En fin, ruedas de la fortuna, las hay dobles (Giant Wheel, en Herseypark, Pensilvania), triples (Sky Whirl, leo que ahora mismo cerrada), excéntricas (en parques de atracciones: Mickey Fun Wheel y Wonder Wheel)… ¡fantásticas!

¿Qué habrá sido de la noria del Europa Park de Benidorm?

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: