DEL ACEITE VIRGEN EXTRA Y LA DIETA MEDITERRÁNEA QUE NOS HA COLOCADO EN LA PRENSA YANKEE

 

Lo leía en el Diario EL MUNDO: “Dieta mediterránea con aceite y frutos secos: el mejor aliado cardiovascular”. Se hacía eco de un trabajo de investigadores españoles publicado en “The New England Journal of Medicine” que asegura que la dieta mediterránea, que ya de por sí es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad (desde noviembre, 2010; decisión 5.COM 6.41 de Naciones Unidas), acompañada de generosas dosis de aceite de oliva virgen extra (que si no es virgen extra… no es aceite, ni es nada) o frutos secos, reduce la incidencia de problemas cardiovasculares un 30%.

Y como uno está ya en edad de hacérselo mirar todo, pues me he releído la noticia por activa y por pasiva.

Pos que bien. Salvo el caliqueño (que es tan mediterráneo, digo yo, como la dieta) y el güisqui (que es galés; en mi caso, Penderyn) yo le pego a la dieta mediterránea de una manera bastante material.

Y así las cosas, en un clima de euforia, me he preguntado: ¿cómo se lo habrán tomado por el mundo mundial?, ¿cómo se lo habrán tomado los yankees?

aceite-oliva-virgen-vitamina-e-668x400x80xXEl ensayo clínico español, leo, está fetén. Lo han hecho médicos e investigadores de hospitales de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Vitoria, Palma, Pamplona y Málaga, sobre unas 7.500 personas de edades comprendidas entre los 55 y los 80 años -todos ellos con predisposición a enfermedades basculares-, y han concluido que siguiendo una dieta basada en verduras, frutas, cereales, legumbres , pescado y aceite de oliva virgen extra reduce hasta un 49% el riesgo relativo de sufrir infarto cerebral o ictus, comparado con personas que no siguen dietas de este tipo.

Y en los EEUU parecen que se han rendido a la evidencia y elogian este logro mediterráneo puesto negro sobre blanco por especialistas españoles. Así, The Wall Street Journal titula a lo gordo: “La dieta del aceite de oliva mantiene a raya a los infartos” y The New York Times hace lo propio en las páginas de Salud con un rotundo “La dieta mediterránea adecuada para protegerse de ataques cardíacos y apoplejías” y por en medio aparece la doctora Rachel Johnson, profesora en la Universidad de Vermont, en Burlington, y portavoz de la American Heart Association (Heart Org) califica de “realmente impresionante” (“really impressive”) el estudio y le echa flores.

Bueno, bueno, bueno; es que hasta la revista Forbes, la de la lista de ricos y el Gotha económico y veinte mil cosas más, sale a la palestra con un “¡Olé!” Cómo un nuevo estudio español va a cambiar tu dieta. Lo del ¡”Olé”! me ha ganado. Es que hasta Forbes, “la herramienta capitalista” por antonomasia se me rinde al aceite español y la dieta mediterránea.

Ahora sólo falta que coloquemos el aceite español en los anaqueles de las despensas yankees y en los lineales de los supermercados los clientes encuentren aceite español. Según la Oficina Comercial de España en los EEUU, el Estado de Nueva York es el que más aceite español consume, pero el italiano es que se lleva la fama por mucha lana que cardemos por aquí.

Pero que salga España en la prensa de por allí ya es un puntazo; oleoso sí, pero puntazo.

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: