DE PLANES HIDROLÓGICOS, TRASVASES Y COSAS DEL AGUA (II)

 

Nada más acabar la Guerra Civil el Plan Peña revisa todo lo desarrollado desde 1879 y asume los objetivos de Félix de los Ríos, “manteniendo el caudal hacia Alicante”. La penuria económica hizo que no se ejecutara. Se trataba del Plan General de Obras Públicas (1939) elaborado bajo la dirección de Alfonso Peña Boeuf, que ministro del ramo entre 1937 y 1941; el poco dinero que había se destino a carreteras, pero el escrito quedó bien redactado.

Y así fuimos tirando, en plena autarquía, hasta que desde Murcia, Falange Española y de las JONS impulsa un Plan Hidrológico Nacional que comenzó a diseñar en 1942, y que se fue diluyendo sin mayores resultados finales que la propia noticia en la prensa del Moviemineto. Otra vez la falta de recursos

En 1953 se produce una inflexión en la tónica dominante. Entra en vigor el Decreto Regulador del Río Segura (25.04.1953) que entre otras cosas incluye la construcción del Pantano del Cenajo y la regulación de su afluente, el río Mundo, con el Pantano de Camarillas. La Cuenca comienza a prepararse para recibir los aportes del progreso.

Pero poco más. Los años sesenta comienzan con la recreación del Centro de Estudios Hidrogeográficos  (1960; creado en 1933) que de momento se pone a trabajar sobre el Plan Peña y todas las propuestas de Manuel Lorenzo Pardo y Félix de los Ríos con el objetivo de “resolver los problemas de riegos de Levante[1]. Para ello. Lo primero, se realizó (1961) el Inventario de Recursos Hidráulicos. Sabiendo lo poco que teníamos, ya se podía a ir más en serio en cuanto a planificación.

Y claro, planifica que te planifica, llegó (1966) el  2º Plan de Desarrollo en el que, atención, se solicitan expresamente “1.200 hm3/año del río Ebro para las tierras de Alicante y Murcia, 1.400 Hm3/año para Cataluña y 600 Hm3/año para Castellón[2].

Evolución históricas de las aportaciones del Trasvase Tajo Segura

Evolución históricas de las aportaciones del Trasvase Tajo Segura

Para hacer esto realidad, en 1967 entra en vigor el llamado Plan Maestro que da prioridad a los trasvases Tajo-Segura, Ebro-Júcar y Ebro-cuencas catalanas del interior, en ese orden, consignando los fondos económicos que, por cierto, no llegarían conforme a lo previsto para que se ejecutasen las obras. No obstante, en 1.968 se realiza ya el Estudio Económico del Trasvase Tajo-Segura y tan solo un años después, 1969, se realiza el Estudio de Explotación del ya llamado Acueducto Tajo-Segura. Y ese clima de adrenalina pura, en 1971 se promulga la Ley de Aprovechamiento Conjunto del Acueducto Tajo-Segura que establecía .insisto, por ley- el trasvase en 2 fases: una, primera, de 600 Hm3/año y la segunda de 400 hm3/año más, hasta alcanzar los 1.000 Hm3/año. Y se confía en desarrollar los demás trasvases previstos en el Plan Maestro de 1967.

Y, claro, tanta celeridad se nos atragantó y hubimos de esperar a 1979 para que entrara en funcionamiento el Acueducto Tajo-Segura.

A pesar de la previsión por ley de un aporte de hasta 1.000 hm3/año… sólo una vez, en el año 2000, se llegó a trasvasar a la cabecera del Segura 600 hm3/año dado que con los años ha ido asumiendo otras competencias como la de suministrar al Parque Nacional de las Tablas de Daimiel y algunas más. Vamos, que…


[1] Joaquín Melgarejo

[2] Profesor Gil Olcina

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: