DE GIBRALTAR; DEL CABRERO SUSARTE, DEL CORONEL FIGUEROA, DE 500 SOLDADOS… Y DE LA FATUIDAD DEL MARQUÉS DE VILLADARIAS

En la “Historia de Gibraltar” de Ignacio López de Ayala (1782) se cuenta que un buen día de 1704 pudimos reconquistar Gibraltar… pero hicimos el canelo. El cabrero Simón Susarte (Simón Rodríguez Susarte), a los dos meses de capitular y salir de la plaza con lo poco que tenía, ofertó la posibilidad de recuperar Gibraltar… y un “comando” atacó el peñón… pero los refuerzos, que sólo tenían que cruzar el istmo, no aparecieron. Ayala transcribe un manuscrito del párroco de Gibraltar, don Juan Romero de Figueroa, testigo ocular del acontecimiento.

Es demencial que en mayo de 1704 se avistara la flota anglo-holandesa y sólo se pensara en proteger Cádiz.

Es que en 1702 ya lo habían intentado: el 26 de agosto desembarcaron en Rota, y la tomaron; el 31 de agosto estaban ante el Puerto de Santa María, pero la fortaleza de Santa Catalina, con el Tercio de Armada y algunas unidades del Tercio Viejo de Levante, resiste. Y llegan los refuerzos y el duque de Ormond, al mando de los británicos, se retira; Cádiz intacta… y los ingleses, con los holandeses de aliados, peregrinan por el Mediterráneo buscando su oportunidad.

Aún hoy hay quien se niega a reconocer que los ingleses ya había acordado en 1648 (Paz de la Haya) obtener posesiones españolas. Así, en 1697 (Paz de Rijswick) pretendían obtener Gibraltar, Menorca, Ceuta… y no pillaron cacho. Estaban obsesionados y la Guerra de Sucesión les venía que ni al pelo.

GibraltarEn 1704, tras un raid fallido en Cataluña, vuelve la flota hacia el Sur. Y al saberlo, los militares hispano-franceses piensan en Cádiz, nuevamente. Pero los anglo-holandeses saben que Gibraltar está desguarnecido. Los 110 cañones de Gibraltar (algunos inservibles) estaban atendidos por sólo 10 artilleros. Desde la roca se pidieron cien artilleros de refuerzo, pero el capitán general de Andalucía no atiende la solicitud. Se olvida de la petición de Isabel I (la Católica): “nunca perdamos Gibraltar”. Isabel, en 1501, había nombrado a Gibraltar “municipio de realengo” (lo vinculó a la Corona) y le otorgó escudo: una llave, la llave de España. Y en su testamento lo dejó bien claro: pide a sus sucesores que “tengan i retengan en sí i para sí i para la dicha ciudad (Gibraltar); ni la enagenen de la corona de Castilla, ni á ella ni á parte de ella de su jurisdicción civil y criminal”.

En los combates de agosto de 1704 la villa y castillo de Gibraltar recibieron de 3.000 a 18.000 disparos de artillería naval (según la fuente consultada; lo cierto es que los 55 barcos de la flota atacante sumaban 2.600 cañones de todo tipo) y un asalto de la fuerza desembarcada. Antes de capitular el balance era de 64 muertos por parte española y 70 de los angloholandeses; pero capitulamos porque el Capitán General de Andalucía, cuatro años de guerra por medio, no atendió las peticiones del gobernador militar Diego Salinas. Esta fue la ignominia nº 1; y aún habremos de ver la más grave.

Gibraltar -

El 6 de agosto de 1704 los españoles ya se plantean recuperar Gibraltar.

El 8 de octubre de 1704 entra en acción Simón Susarte, el cabrero Ese día plantea al Capitan General marqués de Villadarias llevar un grupo de hombres a Gibraltar, por la retaguardia, por el Paso del Algarrobo, y atacar a la guarnición. Desde tierra, por el istmo, el grueso de la fuerza debería atacar. Desde la cumbre harían señales para iniciar el ataque.

En la noche del 9 de octubre, 500 soldados españoles al mando del coronel Antonio de Figueroa y con Simón, el pastor, de guía ascienden por la senda de los pastores, y por la vereda del Hacho llegan a Los Tarfes, reagrupándose en la Cueva de San Miguel (una red de cuevas). La subida es dura, y el equipo que portan los militares escaso para permitirles la marcha.

Al amanecer del día 10 asaltaron el apostadero del Hacho y acabaron con los ingleses.

Entonces se agruparon en La Silleta, lo más alto del peñón, para iniciar el ataque, esperando movimientos desde el bando hispano-francés. El general francés Henri De Cavanne, con 3.000 hombres, debía atacar al ver las señales desde La Silleta.

Gibraltar - Places mentioned in Simon Susarte episode -  Adapted from W.H. Smyth 1831

A media mañana los ingleses supieron de la acción del Hacho y al mando del coronel Whetham ascendieron para recuperar el apostadero. Se entabló combate sin que desde el campamento del itsmo se apoyara a los de la cumbre que cuando se quedaron sin munición, se batieron cuerpo a cuerpo hasta que no hubo más remedio, ante la falta de ayuda, que emprender la desastrosa huída. Algunos se precipitaron al mar por el Salto del Lobo (murieron) y unos pocos, con el coronel Figueroa y el cabrero Simón Susarte llegaron al campamento donde tuvieron que escuchar que los franceses se negaron a intervenir porque esperaban la llegada de un mariscal francés ante el que deberían rendirse los ingleses… aquél honor no podía recaer en un pastor… y el marqués de Villadarias, capitán general de Andalucía, no quiso desairarlos, perdiendo en el intento casi 400 hombres y la oportunidad de haber recuperado Gibraltar.

A partir de diciembre de 1704 Gran Bretaña reforzó Gibraltar al máximo.

El 21 de mayo de 1706, perdida la esperanza de recuperar la roca, se autorizó al Cabildo de Gibraltar en el exilio fundar el nuevo pueblo que se llamó San Roque, transfiriéndosele todos los privilegios que tuvo el antiguo pueblo de Gibraltar. Simón Rodríguez Susarte, el cabrero Simón Susarte, es Hijo Predilecto de San Roque.

Francisco Arias del Castillo Fajardo y Muñoz, Marqués de Villadarias, siguió, a pesar de todo, como capitán general de Andalucía hasta su retirada en 1710 como Capitán General de los Ejércitos Reales. Aún la pifió otra vez más en Cataluña (pero esa es otra historia) y se retiró a Antequera, donde en 1711 se construyó el palacio que lleva su nombre, y allí permaneció hasta que Felipe V le requirió para la Capitanía General de Valencia entre 1713 y 1716.

Por su fatuidad estamos como estamos; Francisco Arias del Castillo Fajardo y Muñoz, Marqués de Villadarias, merecería permanecer apartado de la lista de militares de este país por mucho que comenzara en Flandes, a pesar de su hidalguía, como simple soldado de Infantería de los Tercios. Llegó a Sargento Mayor, que es el segundo al mando en un Tercio, por méritos de guerra. Llegó a Maestre de Campo, máximo rango de los Tercios. Llegó a Capitán General de los Reales Ejércitos, llegó a lo máximo del escalafón… y perdió el recuperar Gibraltar y a 400 hombres por supeditarse al mando francés (2ª ignominia).

Así nosotros llegamos a la Paz de Utrech… y se cumplió la pretensión británica de 1697: Gibraltar y Menorca… y el comercio de indias, y el asiento de negros…

En 1704, tras lo de Gibraltar, la escuadra anglo-holandesa fue repelida en Ceuta. Menos Mal.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Cecilio González Muñoz  On 10 agosto, 2013 at 7:59

    De curiosos ,interesantes y muy entretenidos se pueden calificar los dos últimos trabajos del erudito amigo Juan Díaz. Además de ilustrativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: