DE CUANDO YO ENCONTRÉ A WALLY, EL HOMBRE QUE INICIÓ LO DEL CC.

 

Yo, un buen día, encontré a Wally. “MiWally no es el personaje de Martin Handford (Where’s Wally) con su gorro de lana a juego con su jersey blanquirrojo. “MiWally no es otro que Wally Broecker (Wallace Smith Broecker; Chicago, 29.11.1931) al que han colocado el apodo de padre del concepto (¡vaya palabro!) Cambio Climático. Ya saben, yo estoy en lo de la Variabilidad Climática y, además, natural; y no en lo del Cambio Climático. Unir “cambio” y “clima” en un mismo concepto es, para mí, una supina perogrullada. Pero… pero doctores tiene la Ciencia, como la Iglesia. El clima, sucesión de tiempos meteorológicos en un periodo concreto, está contagiado del dinamismo del tiempo meteorológico; y donde hay cuestión dinámica hay cambios; luego hablar de cambio…

wallace 7A Wallace Smith Broecker le gusta que le llamen Wally; de hecho es Wally Broecker. Lo encontré cuando lo del gran transportador oceánico (the great ocean conveyor), y sabía de sus andanzas de mediados de los 70 con esto del clima y, especialmente, de que no le gustaba que lo llamara “padre” de la criatura porque él consideraba que de por sí “el clima actúa una bestia enfadada”, “angry beast” en el original, cuando le pinchamos; y no quería esas comparaciones.

Estudiando la absorción de CO2 por los océanos y ante los registros proxy árticos que comenzaban a ser difundidos, el 8 de agosto de 1975 -en la revista Science (Vol. 189; Nº 4201; páginas 460 a 463)- publicaba su artículo “Climate Change. Are We on the Brink of a Pronounced Glabal Warming?” (“Cambio Climático: ¿Estamos al borde de un pronunciado calentamiento global?”). Y en el mismo lote, los dos términos: “cambio climático” y “calentamiento global”. El lío montado.

wALLACE 3Sí, a Wally (yo sé dónde está Wally[1]) le molestó siempre esa paternidad adjudicada sin prueba alguna de ADN. Él mismo ofreció una recompensa a sus alumnos de entonces para que descubrieran quién -antes que él- había utilizado el término y le desligara de él. Y los alumnos descubrieron un informe anónimo, de 1957, fechado en Indiana, que ya acuñaba el palabro; incluso la referencia en el New York Times. Pero como era anónimo -y no dieron con el autor a pesar de la publicidad-, Wally sigue llevando el -por él- denostado sambenito.

Le gusta más que le llamen “decano de los científicos del clima”. Justo es que así se haga.

No sé si se acuerdan pero por entonces, en la década de los setenta, no se hablaba de otra cosa de que una inminente glaciación. En 1974 los titulares científicos apuntaban a una nueva Edad de Hielo y los gurús del momento solo abogaban por pedir más poder para la ONU a fin de que obligara a remodelar las industrias (para generar calor [¡¿?]), y se planteaban los gobiernos impuestos especiales para ello. Entonces va “miWally y nos dice que vamos camino de meternos en una sauna. Estalló la controversia y Wally entró, al poco, en mi vida universitaria.

wallace 4wallace 8MiWally anunciaba en el artículo de 1975 que el frío remitiría y nos meteríamos de lleno en un calentamiento sin precedentes por culpa del CO2. (¿?). Y luego contó eso del CO2 -y del clima- junto a la cuantificación de las cantidades de agua (y calor) que mueve el gran transportador oceánico (the great ocean conveyor) adelantando la anomalía que produciría la irrupción de agua dulce (del deshielo) en el agua marina. Lo contó todo en 1987, en Natural History Magazine. Hasta entonces se pensaba que los cambios de la órbita terrestre eran los responsables de esos periodos fríos o cálidos, pero él -“miWally– introdujo la novedad del gran trasportador oceánico. Aquél artículo se llamó “The Great Ocean Conveyor: Discovering the Trigger for Abrupt Climate Change[2]” (El gran transportador oceánico: descubriendo el disparo para el cambio climático abrupto”).

Le cogí cierta manía a Wally, y lo relegué. Pero he vuelto a encontrar a Wally, no ha mucho, con la reedición de 2012 (revisada y ampliada, junto a Charles H. Langmuir) de un clásico de los ochenta que me perdí: “How to Build a Habitable Planet[3] / “Cómo construir un planeta habitable”). Sigo sin echarle toda la culpa al cha-cha-chá del CO2, pero me ha merecido la pena reencontrar a Wally Broecker, “mi” Wally. Ha sido un gran regalo.

 


[1] Riverside Drive, New Jersey, muy cerca del Campus de Morningside Heights; a un paso del Lamont-Doherty Earth Observatory de la Universidad de Columbia, en la margen derecha del Hudson.

[2] Princeton University Press. Princeton & Oxford, 2010 – ISBN 978-0-0691-14354-5. Disfrutable desde Google preview en http://press.princeton.edu/titles/9162.html

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: