DEL VALOR DE BENIDORM; LA MEGAEFICIENCIA DE LOS DESTINOS LITORALES

Víctor Yepes es un ingeniero que ha tenido varias e importantes comunicaciones sobre turismo. Es doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y profesor titular en la Politécnica de Valencia. Ha trabajado para la Administración autonómica; director del área de Producto de la Agencia Valenciana de Turismo

Una de sus frases emblemáticas es aquella de que “la calidad es sostenible” en relación con los tratamientos que otorgamos a las playas. Otra es aquella de “la gestión de las playas debe orientarse a satisfacer las necesidades de turistas y residentes, el medio ambiente y las generaciones futuras”. Claro que, ha insistido Yepes en más de una ocasión, “trasladar requisitos de calidad a cualquier lugar es un error imperdonable”. Otra de sus aplastantes conclusiones: “antes de actuar hay que ponderar nuestros tramos de costa”. Si es que es de Perogrullo, ¿pero se actúa con esos parámetros?

Una vez dijo, y yo apunté, que “al turismo litoral (el nuestro) no le conviene que las playas se gestiones exclusivamente bajo la perspectiva turísticani se puede complacer en todo al turistani gestionar una playa desde un punto de vista exclusivamente medioambiental”.

Una vez le oí decir que “los TTOO”, por su entidad, eran “lo suficientemente influyentes como para hacer que las administraciones (espoleadas por las agencias receptoras) para exigir mejoras sustanciales en los destinos”. Pero, ojo, mejoras lógicas; que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.

Tenga en alta estima sus opiniones vertidas en innumerables artículos. Y de vez en cuando consulto su blog anclado en los de la Politécnica Valenciana. Siempre tiene cosas de ingeniería (que siempre es bueno saber cómo avanzan las técnicas y las máquinas) o, como ayer, lanza un potente haz de luz sobre la gestión de las cosas del turismo: “La eficiencia de los destinos turísticos litorales”. Y, claro, Benidorm… ¡de bandera!

Mantener el litoral, para los destinos turísticos, es fundamental. El deterioro paisajístico y la pérdida de atractivos deben ser evitadas, insiste Yepes, con pasmosa celeridad. Para Yepes, “el verdadero problema no es que el turismo se constituye como un auténtico depredador del territorio costero”. Para él hay dos modelos: el de la gestión y el de la venta del territorio; vamos, distingue entre una estructura urbana de alta concentración y gestión como Benidorm y entra una estructura extensiva y de alta densidad de urbanización como Torrevieja.

BENIDORM. Poniente en primer plano. Al fondo, Serra Geleda; y a la izquierda, el Peñón de Ifach

BENIDORM. Poniente en primer plano. Al fondo, Serra Geleda; y a la izquierda, el Peñón de Ifach

Para los que sentimos Benidorm con fuerza, porque lo conocemos, tiene un párafo genial: “Benidorm, con apenas 5 km de litoral funcionalmente útil, aporta casi dos terceras partes de las pernoctaciones hoteleras de la Comunitat Valencianarepresenta casi el 40% de todas las plazas hoteleras de la Comunitat Valencianala capacidad alojativa total del municipio supera las 200.000 plazas, de las cuales las dos terceras partes corresponden a alojamiento de viviendas de potencial uso turísticoademás, es uno de los pocos destinos turísticos mundiales donde se ha conseguido romper la estacionalidad veraniega (Curtis, 1997)En cambio, Torrevieja no alcanza el 2% de las plazas hotelera regionales, sin embargo su capacidad alojativa supera las 225.000 plazasalgo más del 2% son regladasla ocupación media en las viviendas de segunda residencia raramente supera el 30% anual…”.

Y vamos a más: “un cliente hotelero que utilice una instalación urbana requiere aproximadamente 14 veces menos suelo bruto que el que necesita el habitante de una vivienda unifamiliar”. Y luego está, fundamental en esta zona, el consumo de agua: “el uso intensivo del territorio presenta un consumo por persona y día 4 veces menor, las redes de agua potable presentan menores pérdidas, se depura una proporción mayor de aguas residuales, se consume menos energía por persona y día en el alumbrado y tienen una proporción netamente inferior de suelo asfaltada por persona”.

En la medida de mis posibilidades, todas estas cosas, con mejor o peor fortuna y documentación, ya las hemos contado en este Blog, pero el refrendo que ofrece el superior criterio de Yepes es todo un puntazo adrenalínico.

Hay muchos datos en el post de Yepes, pero hay uno que me llama poderosamente la atención: “según cálculos realizador por la Junta de Andalucía (2000), una misma porción de suelo litoral dedicado a uso hotelero generaría 8 veces más empleo y 12 veces más renta que si se destina a segunda residencia. A ello se añadiría que el uso residencial sólo genera beneficios apreciables durante la construcción…”.

La conclusión es intachable: las premisas enunciadas le llevan a señalar hacia “una mayor eficiencia ecológica y de uso territorial de los modelos de gestión turística intensiva del territorio, siempre que no se supera la capacidad de carga…”.

Con lógica aplastante señala que “el modelo turístico Benidorm no es exportable sin más a otras zonas…”, y como colofón apunta a que “la rentabilidad económica y social que genera toda la actividad turística de la Comunidad Valenciana sólo necesitaría de un equivalente a un máximo de 20 km de litoral con este modelo de gestión. Como contrapartida, el resto del territorio podría reservarse para otros usos”.

Esto mismo lo vengo diciendo yo (¿pero quién soy yo?) desde aquella reflexión final del III Congreso Ibérico de Urbanismo, celebrado en Vilamoura (Algarve portugués, en octubre de 1999. Fue portada de uno de mis trabajos publicados, porque… es total. Aquella Reflexión Final decía: “Es importante ofrecer unas cifras que resultan sorprendentes y que son un caso concreto: en el litoral alicantino el 85% del suelo es urbano o urbanizable, pero Benidorm, que sólo representa el 1% produce más del 50% del PIB de la provincia. Es decir; con sólo 2 Benidorm se podría conseguir el mismo resultado económico y así proteger o salvaguardar al resto del litoral y para el futuro. Esto hace reflexionar sobre la oportunidad de uso dado al otro 99% del territorio costero alicantino”.

 

PD. Y luego llega la noticia que pone las cosas en su sitio y es la guinda del pastel: El 45% de las pernoctaciones de la Comunitat fueron en Benidorm. En fin, Benidorm, Benidorm, Benidorm

Es más, Benidorm se consolida como tercer destino del país, detrás de Barcelona y Madrid: 11 millones de pernoctaciones

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: