DE QUE NO PARAMOS CON LO DEL CC… Y QUE CADA UNO DICE LO QUE QUIERE

En esto del CC, con el invierno que llevamos, no ganamos para sustos. Los hay que sacan los pies del tiesto o los hay que nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino. Yo, a lo de siempre: de clima saben los climatólogos (vía Geografía), no los economistas o los físicos de partículas por muy listos que sean.

Tenemos el parque muy revuelto.

Nicholas Sterm, Lord Sterm de Brentford (y por tanto, tratamiento de Sir) fue economista jefe del Banco Mundial entre 2000 y 2003, y asesor económico del Gobierno laborista británico de Gordon Brown (2005-2007); terminó por ser parte del visceral del CCCEP (Centre for Climate Change Economics & Policy) un invento de la Universidad de Leeds y la London School of Economics and Political Science. Sigue en sus trece y The Guardian es su altavoz: “Las inundaciones y tormentas en el Reino Unido son claros signos del CC”. Le brinda sus páginas sin reparos: “El CC ya está aquí y podría conducir a un conflicto mundial”, publica el propio Sterm por San Valentín. Él lo tiene claro: esta situación sólo puede traer consigo migraciones que terminaría creando una situación grave: “That would lead to conflict and war, not peace and prosperity” (“Esto llevaría al conflicto y a la guerra, no a la paz y a la prosperidad”, traduzco yo en mi inglé de la EOI de Benidorm, que a muchos les funciona; y muy bien).

Don Nicolás está siempre en lo peor. No es de hoy (Informe Sterm, 2006)

John Paul Holdren es asesor principal del presidente Barack Hussein Obama en temas de ciencia y tecnología. Es un chico del MIT (físico de partículas), doctorado en Stanford y profesor en Harvard y Berkeley. El recopón, vamos. Vincula la ola de frío que asola los EE.UU. con el CC y ataca a los escépticos a través de un VTR (mu bien montao) que ha colgado en la web de la Casa Blanca y luego ha sido subido a YouTube. No llega al pesimismo de don Nicolás, pero advierte que esto será lo más habitual en lo sucesivo. Recomienda ponerse las pilas.

Mario Picazo, el jefe de Meteorología de Telecinco, tiene en común con estos dos personajes el hablar muy bien inglés; no en balde nació casi en el corazón de los EE.UU., y tiene formación académica en aquél país (y de Barcelona); puede presumir de título de UCLA, tan carismático como el de Berkeley, donde se doctoró en Geografía y Medio Ambiente. Para él, como para muchos que seguimos el tema (algunos incluso con dedicación exclusiva profesional) resulta que “tanto el tren de borrascas Atlánticas que nos afecta este invierno como el intenso frío polar de Norteamérica forman parte de la variabilidad climática natural de la tierra, independientemente de que el planeta se caliente”. Sí, nos puede parecer todo lo raro que se quiera, pero forman parte de la variabilidad climática natural de la tierra.

Yo es que estoy en eso de la “variabilidad climática natural” del planeta Tierra, así que el que tengamos un “tiempo más inestable o más frío registrado durante estos primeros compases del 2014 en algunas zonas, no quiere decir que la tierra no se esté calentando”… ni enfriando, añado yo. Es que el planeta va a su bola. Nosotros, como mucho, le hacemos cosquilla; él, como poco, nos complica la vida.

Lo de la corriente en chorro polar y el famoso vórtice polar sobre los EE.UU. (que trae nieve en cantidad y nos genera trenes de borrascas) tiene su natural explicación que si alguien quiere verlo como CC -pues que lo vea-, pero que forma parte de esa variabilidad climática natural. ¿Qué es lo que pasa? Pues que las temperaturas más altas de lo que cabía esperar como “normal” en el Polo Norte, considerado como “normal” (en climatología no hay nada “normal”) que en Polo Norte -que es un océano bastante congelado en capas altas- haga bastante frío todo el año, han hecho disminuir el gradiente térmico y la corriente en chorro polar se distiende y se ondule más “de lo normal”, con lo que meandriza y baja más al Sur, dejando que penetre el aire frío más abajo y les llegue a los yankees hasta casi el Golfo de México. Y eso es lo que también provoca los trenes de borrascas que nos llegan y su potencia.

1 B - borrascas-X-644x362Esto, desde luego, no es lo “habitual; esto, desde luego, “no es a lo que estamos acostumbrados”. Lo que no quiere decir que esté mal la cosa. Y ahí está el problema; en que nos enseñaron que todo estaba encasillado y en cuanto se sale algo de su corralito, ya echamos las campanas al aire. Esto, el planeta, se mueve; es dinámico. Y por ello no hay límites concretos a nada.

De lo poco que sabemos, Picazo y otros muchos meteorólogos lo saben muy bien, es que la atmósfera ni tiene memoria, ni compensa unas estaciones con otras. Que esa es otra, lo de las estaciones. Nada más comenzar el capítulo 53 de la 2ª parte de El Quijote ya Miguel de Cervantes las enumera: Primavera, Verano, Estío, Otoño e Invierno… ¡cinco estaciones! Hubo un tiempo en que considerábamos la existencia de 5 estaciones. Ahora las hemos dejado en 4 y hasta calculamos el tiempo exacto que duran. Las estaciones del año “son consecuencia” de la percepción del tiempo que hacemos atendiendo a la inclinación del eje de giro de las tierra respecto al plano de su órbita respecto al Sol… y la 2ª ley de Keppler.

En fin, que lo que se cuece en la dinámica atmosférica del día a día y la posición del planeta determinarán las condiciones meteorológicas. Así que a verlas venir. Y otra cosa es la sostenibilidad, y otra -muy distinta- la de putadas que le estemos pudiendo hacer a la vida en el planeta.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: