DEL REY… Y DE LA MAGNESIA

 

Ha llegado a la conclusión de que nuestra Democracia no está asentada.

Y no ha sido porque unos pocos han podido vender su caduca mercancía con mitológica habilidad de canis lupus con piel de cordero tertuliano ajeno al género ovis aries por la que nos está cayendo, sino porque lo que debiera ser un simple intercambio de cromos (Juan Carlos por Felipe) se ha convertido desde las 10’30 de la mañana del plácido 2 de junio de 2014, en pasto de tertulias y voces de República.

Olvidan los corifeos que República es un sistema político fundamentado en el imperio de la Ley -en nuestro caso, la Constitución de 1978- y en la igualdad ante la Ley. Ignoran -o tal vez no quieren saber que-, insisto, República es el gobierno de la Ley y Democracia es el gobierno del pueblo. Y aquí, pese a quien pese, sigue vigente la Constitución (que tal vez necesite un par de ñapas, por el uso que le hemos dado) que es Ley de Leyes, y es principio básico en nuestra ordenación la igualdad ante la ley (aunque habría que afinar).

La soberanía de la ley, la separación y el control entre poderes, la igualdad ante la ley, el ejercicio de la ciudadanía (el sufragio), la periodicidad en los cargos, la publicidad de los actos de gobierno, la responsabilidad de funcionarios públicos y políticos, la práctica del respecto y la tolerancia y, finalmente, la idoneidad como condición del acceso a los cargos públicos son la base del sistema político que se entiende como República. Y, ¿todo eso, con sus más y sus menos (“la idoneidad como condición de acceso a cargos públicos”, y pienso en algunos que nos representan), no es lo que nos hemos dado los españoles?

En la Monarquía, a secas, el monarca ejerce con carácter vitalicio y, las más de las veces, hereditario. Desde la remota antigüedad, cuentan, tuvo carácter “quasi divino”. Hoy, eso, está felizmente superado. Es más, la nuestra es una Monarquía Parlamentaria. Vale que Don Juan Carlos jurara ante unas Cortes franquistas (ahí estaba Alejandro Rodríguez Valcárcel, presidente del Consejo de Regencia, con aquello de “desde la emoción en el recuerdo a Franco: ¡Viva el Rey!, ¡Viva España!”), pero fue, el Rey, mascarón de proa de esta nave en la travesía por los procelosos océanos de la Transición.

Así pues, teniendo para mí la misma trascendencia el mero hecho de cambiar la titularidad de la Corona que ayer El Pozo Murcia ganara ayer al FC Barcelona en el Liga Nacional de Fútbol Sala, no entiendo la mitad de las cosas que se han dicho hoy sobre la República y esas convocatorias reivindicativas.

¿No tratarán algunos -me pregunto- de confundir Monarquía parlamentaria con República presidencialista?

Ya lo dejó dicho Aristóteles: “un motín de gente no es una República”.

Momento habrá de elogiar (incluso criticar) la trayectoria del Rey, pero no confundamos la gimnasia con la magnesia…  Uy, que esto me lleva a dejar constancia de que Magnesia es un lugar de Grecia, en la planicie de Lidia, en Tesalia. Allí, en Magnesia, desde siempre se localiza sin mucho esfuerzo la periclasa (óxido de magnesio) con propiedades magnéticas (sin llegar al óxido ferroso-diférrico, magnetita). Y cuentan que en Grecia inventaron esto de la Democracia (Gobierno del pueblo)…

No, si al final va a tener que ver todo esto algo (bastante, ya verán), con la magnesia.

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Cecilio González Muñoz  On 3 junio, 2014 at 1:59

    El problema, querido Juan. es que la política está desacreditada por quienes la ejercen: cuánto arribista, abrazafarolas y presuntos delincuentes de cuello blanco se aprovechan de ella. Sí sería importante un referendum nacional para conocer la voluntad del pueblo soberano; para saber verdaderamente, después de treinta y nueve años de monarquía, si todavía es ésta la forma de gobierno que prefieren los españoles. Los hay que piensan que es la mejor manera de preservar la unidad nacional (el monarca es el vínculo y la garantia de unión entre los diferentes pueblos que conforman el Estado); y por el contrario, otros piensan que es una institución anacrónica y que no es normal que nada menos que la Jefatura del Estado se herede como el que hereda una finca.

    • Jdiaz  On 3 junio, 2014 at 12:27

      Bueno, pues que insten una Reforma Constitucional y sigan el proceso. Las reglas del juego son las que son y todos las aceptamos. “Un motín de gente no es una república”. como dejó dicho Platón. Es más: que aprendan a llamar a las cosas por su nombre. República Presidencialista es lo que persiguen, pues que la tramiten. Lo que tenemos ahora cumple con lo que todos los “preceptos” del concepto República, menos en lo de la elección del presidente de una República presidencialista. Ahora, ¿te imaginas a ZP, o a Aznar, de presidente de la República de España? Unos y otros, otros y unos, vomitaríamos. Bueno, no generalicemos que de momento sólo es mi caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: