DEL CUMPLEAÑOS DE LUIS (Personal; muy personal)

 

Llevo todo el día dándole vueltas. Me embarga la emoción; esto no me había pasado nunca. Ana me entiende; pero a mí me cuesta mucho. Llevo todo el día intentado poner negro sobre blanco una serie de sentimientos muy personales.

Esta debe ser la definitiva, se acaba el día 3 de agosto.

-.-

Cada 3 de agosto el Mundo rememora la salida de Cristóbal Colón del puerto de Palos rumbo a “América”. Yo no.

Cada 3 de agosto mi cita era con el amigo Luis: Luis Escobedo.

Era una Efemérides en negrita para mi calendario: 3 de agosto, Luis. Era un Festivo, con mayúsculas; pero festivo de los de guardar.

Hombre, alguno de sus cumpleaños me perdí por esa obsesión familiar de viajar lejos, cuanto más lejos mejor, y que las vacaciones uno las puede disfrutar cuando toca. San Petersburgo, Asunción y Oslo fueron tres de esas ocasiones del 3 de agosto en que  la distancia quedó anulada por el afecto y las ondas hertzianas. Tanto era la cosa que intentaba acompasar el momento y procurar llegar o salir ante so después del 3.

Sus hijas -Pepita y Pilar, Pilar y Pepita- siempre le organizaban unas sonadas celebraciones del 3 agosto -muchas con sorpresa inesperadas- a las que no faltaban sus amigos, que aún hoy son legión. Bueno, el que más falté fui yo. Y hoy me pesa no haber estado en todas.

Llevo todo el día dándole vueltas y recordando a Luis, sus consejos -sabios consejos- y sus chistes. A caballo entre los dos está el de “si a tu mujer le gusta un barranquito, búscatelo pequeño que te tirarás”.

Y con él, recuerdo a sus amigos. La otra vez que escribí de Luís, con lágrimas en los ojos -como hoy-, se me olvidó citar a Diego López (perdona Diego), al que más veo ahora. Y en los paseos mañaneros, el intercambio de miradas y saludos, me lo recuerda.

Cuando Luís se jubiló comenzó a caminar todas las mañanas por la playa de Levante. Ropa y calzado cómodo y el auricular de la radio digital en la oreja. Coincidió con mi cambio de turno laboral y tras toda la vida de madrugones para el primer informativo de la mañana pasé al de la noche, lo que me dejaba sola y desasosegada la mañana. “Pues a caminar conmigo”, me dijo Luis. Ya no hacía falta el auricular de la radio; íbamos haciendo metros al compás de nuestras palabras.

Creo que un poco en su memoria sigo trotando cada mañana. Mañana -hoy es domingo; y el 7º descansó- volveré al paseo de Levante… y al Parque de Elche y al de Poniente, y al regresar me acercaré al Náutico para saludar a la Virgen de Carmen que allí está esperando cada mañana verme pasar para rezar una pequeña oración por el amigo grande que se fue.

Querido Luis, en cada caña de Manzanilla que me he hecho estos días por Sanlúcar bebí un sorbo por ti. Tú estás haciendo lo mismo allí arriba por nosotros. Es que, Luis, los del mes de agosto somos “la leche”.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Cecilio González Muñoz  On 4 agosto, 2014 at 1:42

    Que quieres que te diga, querido Juan. Hoy mi humilde y sencillo comentario va a ser muy corto: eres una persona entrañable y amigo de tus amigos. Que Diós te bendiga; y a Luis lo tenga donde dicen que van las almas buenas.

    Enviado desde mi iPad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: