DE UN DÍA DE DICIEMBRE… DE HACE 30 AÑOS YA

Yo es que me acuerdo de aquél 2 de diciembre de 1984. En realidad, del 3 de diciembre de 1984 de cuando los teletipos contaban la noticia: “Catástrofe por gas tóxico en la India”. Seguro que Ud. ha leído o le contando algo de aquello; incluso lo ha podido ver en las noticias de TV o ha vibrado con la narración de Dominique Lapierre y Javier Moro “Era medianoche en Bhopal/Five Past Midnight in Bhopal”. Bhopal, India.

En mi emisora, en cuanto salía algo de catástrofes… me lo endilgaban a mí.

Me estrené con Séveso (al norte de Milán, Italia), cuando la planta de ICMESA Spa (Grupo Roche) sufrió un escape en la mañana de 12 de julio de 1976. Producían el herbicida 2,4,5-T (que originariamente formaba parte del Agente Naranja que se utilizaba en -más que “en”, “contra”- Vietnam). En Séveso trabajaban con el triclorobenceno y, durante el proceso, generaban la dioxina TCDD[1]. Al final, en el accidente, fueron a parar al aire algo menos de 3 kg de TCDD pero la alerta causó tal situación de pánico que la población huyó de sus hogares en desbandada. Sólo hubo una víctima humana (a posteriori: los izquierdistas de Prima Linea asesinaron al director de producción de ICMESA, Paolo Paoletti, en 1980). Se produjo una estampida ciudadana. Hubo, eso sí, otras víctimas: unas 1.500 mascotas (perros, gatos, aves enjauladas) y unas 3.000 aves de corral, así como 80.000 animales (de granja y de todo tipo) sacrificados. Varios días sin agua y alimentándose de lo que daba el terreno fueron la causa de los primeros, una decisión político-sanitaria, de los segundos. Algunas personas fueron diagnosticadas de acné (por exposición a la dioxina) y unas 400 mujeres fueron inducidas a abortar. Hubo un breve e inexplicable episodio de bebés nacidos con malformaciones, pero las mujeres que no abortaron dieron a luz hijos sanos y no hay mayor incidencia sanitaria. La Unión Europea, a consecuencia del accidente, dictó la Directiva Séveso (1982): Reglas de Seguridad para instalaciones potencialmente peligrosas. En vigor está la Séveso-3.

La situación de pánico en Séveso la creó el accidente previo de Flixborough (UK, 01.07.1974) cuando la factoría de la empresa NYPRO, que a partir del Tolueno fabricaba caprolactama[2], tuvo un escape que generó una deflagración que causó 28 muertos, 36 heridos graves, 246 heridos leves y 18.000 casas afectadas en la zona.

Desde aquél mes de julio de 1974, en Europa, vivir cerca de una instalación fabril tenía a la población en vilo. La prensa aireó lo que cada fábrica inmediata a un núcleo urbano producía y se vivían situaciones de intranquilidad exacerbada.

Pero eso era en Europa y en los EE.UU.; que en el resto del Mundo… no sabían nada.

La India era en los años sesenta un país agrícola por salir adelante. Los expertos del Banco Mundial restregaban por todos lados la necesidad de roturar tierras, aplicar insecticidas y abonos y sacar adelante las cosechas. En esas que el Gobierno de la India urge a Union Carbide[3] a montar una fábrica de plaguicidas en su territorio (49% U-CAR, 51% Gobierno de la India). Resultaba que un potencial de 400 millones de campesinos indios esperaban con ello sacar mayor rendimiento a sus cosechas. U-CAR construye en 1967 la fábrica de Bhopal para producir carbail, un plaguicida que se comercializaba (y se comercializa aún hoy) bajo el nombre de Sevin (sintetizado en 1958 y actualmente propiedad de la alemana Bayer, Sevin 80 PH).

En 1983 en medio de una inmensa sequía y con merma evidente de las ventas, el gobierno Indio urge a U-CAR a abandonar el proyecto, que queda en manos de la recién onstituida filial india de U-CAR, y reducir costes de producción y mantenimiento. U-CAR se lava las manos y se va. Aquello le vino ni que de perlas. La fábrica bhopalesa tenía fallos de seguridad y los trabajadores abandonaban con frecuencia las normas: en 1976 se produce ya un vertido tóxico contaminante que causa muertes de animales; en 1978 se produce un incendio que genera humos tóxicos que nunca fueron investigados; en 1981 muere un trabajador al saltarse el protocolo de seguridad tras un fallo en una válvula; en 1982 otro accidente contamina (no hay resultados concluyentes de patologías posteriores) a 25 trabajadores.

1.1 Bhopal plainY en estas, nos vamos a la noche de autos: a la noche del domingo 2 al lunes 3 de diciembre de 1984; en realidad, a la madrugada del día 3 en que comienzan las consecuencias del accidente. A los 800.000 habitantes de Bhopal habría que añadir, se calcula, unos 150.000 visitantes más -tanto de la propia India como de Nepal y Afganistán– que habían acudido al Festival poético anual y la celebración de numerosas bodas, ya que los astrólogos habían señalado la bondad de los días 1 y 2 de diciembre para los enlaces. Miles de invitados y amantes de la poesía esperaban en la estación la salida, esa madrugada, de numerosos trenes que los llevarían de vuelta a casa. Y la ciudad estaba en fiesta.

En el depósito 610 de la fábrica de U-CAR en Bhopal salta la alarma de sobrepresión antes de la medianoche del domingo. Una inspección ocular detecta una fuga en una grieta en la camisa protectora; se informa. El tanque debe estar roto. La causa es el aumento de presión, pero no se reacciona.

1.1 Bhopal victimMinutos antes de las 12 de la noche se abre la válvula de seguridad y comienza la emisión silenciosa de gases que hubiera cortado la antorcha de seguridad que había sido desconectada para proceder a su reparación. Se activa entonces el sistema de “lavado de gases”… pero también había sido desconectado para ahorrar energía. Se recurre al agua a presión de una manguera, pero la falta de presión hace que el agua no alcance la altura a la que se encuentran la fisura y la válvula de seguridad. En poco más de 1 hora (a las 2 AM se consigue cerrar la válvula de seguridad) unas 36 TM de gases comprimidos (de las 46 almacenadas) habían salido a la atmósfera; de ellas, 25 toneladas eran de letal Metil Isocianato (MIC). La nube, más densa que el aire, se aleja de la factoría conformando una “manta” que barre Bhopal empujada por la brisa. Esa misma noche produce 1.100 muertos, 20.000 personas enferman gravemente y unas 200.000 resultan directamente afectadas. También los pájaros, los animales domésticos y los animales del campo, murieron; de ellos no hay cifras.

Un solo aviso y un paño húmedo sobre la cara hubieran salvado vidas, pero los responsables huyeron al conformarse la nube tóxica, no se informó a la población y los médicos no sabían qué hacer. Sólo en la Colonia Ferroviaria, a 2 km de la planta, el informe sanitario señala que en 4 minutos murieron 150 personas, 200 quedaron gravemente afectadas, unas 600 inconscientes y otras 5.000 sufrieron diversas afecciones. La nube se disipó rápidamente dejando una alfombra de cadáveres.

A los pocos días de la tragedia el Gobierno indio pidió a U-CAR que indemnizara a los afectados. En febrero de 1989 UCAR llegó a un acuerdo extrajudicial con el Gobierno indio (que asumió la responsabilidad del accidente) para pagar 470 millones de dólares (frente a los 3.000 que pedían las víctimas)  a los casi 600.000 afectados o supervivientes del desastre.

Los supervivientes cobraron ese dinero en 2004. U-CAR había pagado, pero el Gobierno indio lo había destinado a otros menesteres. Al final, tocaron a 500 dólares por afectado.

La fábrica fue abandonada y Dow Chemical, al absorber U-CAR, comunicó al Gobierno indio que se desentiende de la fábrica: 5.000 TM de residuos. Hoy se habla de 25.000 fallecidos a consecuencia del accidente; el Gobierno indio sólo reconoce 3.700 muertes. El 7 de junio de 2010 el tribunal indio que juzgó el desastre condenó a ocho directivos de la filial india de U-CAR a dos años de prisión y una indemnización de medio millón de rupias (casi 9.000 euros).

Treinta años después siguen naciendo niños con deficiencias; son la tercera generación. Sólo la Sambhavna Clinic ofrece asistencia gratuita a los afectados; muchos viven, pobres de solemnidad, en los slum/bidón villes.

En Bhopal, hubo y hay una deliberada negligencia del Gobierno de la India.

————————————————————————————————————————————————–

[1] 2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina; la dioxina más potente que se conoce. En 2004, a Victor Yuschenko, candidato a la presidencia de Ucrania, intentaron envenenarle con este producto que le generó un acné fortísimo. Pudo ser contrarrestado.

[2] Molécula clave para la síntesis del Nylon 6-6.

[3] Entonces UNION CARBIDE Corp. fabricaba plásticos, gases industriales, siliconas, anticongelantes, plásticos, metalurgia e insecticidas. Fundada en 1917, desde 2001 es filial de Dow Chemical Co.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: