DE UN CAFÉ SUBMARINO CON JAVIER Y MARÍA JESÚS, DEL POSEIDÓN

Dicen que el submarinismo hay que practicarlo en pareja.

Javier y María Jesús en la Tertulia

Javier y María Jesús en la Tertulia

Tal vez por eso pasó por Los Cafés del Meliá el viernes último Javier López con María Jesús Lorea, su esposa y compañera de tantas inmersiones. Venían a contarnos cosas suyas y del Centro de Buceo Poseidón de Benidorm.

Es que  dicen que el 70% del planeta está bajo el agua… sólo el 30% está emergido. Y en Los Cafés del Meliá quisimos sumergirnos. Vayamos con nuestros protagonistas

Javier López es un madrileño del año 44 que comenzó como cajista tipógrafo (en una imprenta) y, al poco, comenzó a trabajar en una Agencia de Viajes que terminó construyendo en Benidorm apartamentos. Y así llegó él aquí, en 1964, y con 20 años se aficionó al buceo como pescador submarino, cosa que ahora abomina.

Pero poco a poco fue Javier mudando la afición a estar bajo el agua del arpón a la contemplación, y al poco ya hacía fotografía submarina con una primitiva carcasa plástica de la marca Ikelite, recuerda.

1.1 POSEIDÓN 1 LY la cosa aún fue a más y quiso comprarse botellas de aire comprimido (esas que todo el mundo llama “de oxígeno”) y entonces fue cuando le recomendaron un curso de buceo que, como buen madrileño, hizo en Madrid y en piscina; aunque la prueba de mar la tuvo que pasar en Jávea, en “Amigos del Mar” -recuerda- el único club de buceo federado de la zona.

Aquí en Benidorm, ya con cursillo, Javier López comenzó a bucear con los buceadores que se reunían en el entorno del Hotel Les Dunes y con el alemán Klaus Orlik (que ahora, con 74 años, dirige el Poseidón Phukhet, en Tailandia) quien montó -en 1970- el Club Poseidón en la Playa de Poniente de Benidorm.

Y Javier contagió su pasión a su esposa y a sus hijos… Y un buen día, los cuatro, dejaron Madrid para instalarse definitivamente en Benidorm (1986) y volcarse con el submarinismo, hasta el punto de hacerse cargo de club creado por Orlik. Su hijo prefirió el buceo profesional, su hija permanece aún con ellos en el Centro de Buceo de Benidorm.

1.1 POSEIDÓN 2

La sede del Centro de Buceo Poseidón en el Edificio Sylvia de La Cala

Bueno, pues desde el 1974 a hoy… cuarenta años de inmersiones a golpe de taza de café: cientos de vivencias y anécdotas que fluyeron en la sala de juntas del Meliá Benidorm. Esta vez abandonamos nuestra habitual sala de reuniones porque el hotel estaba repleto de delegaciones deportivas internacionales; aquí estaban los 200 mejores atletas de Fitness del Mundo, de 35 países que competían en La Nucía. Bueno, hasta jugadores de futbolín, todos con sus uniformes y emblemas nacionales. Ah, las damas del concurso de Bikini Fitness (Copa del Mundo IFBB) llamaban la atención… con sus escudos nacionales tamaño king size.

Pero nosotros, dicho esto, a lo nuestro: que si el profundo cañón submarino de Benidorm, que si la fosa de La Cala de Benidorm (la de los remolinos), que si la 1ª llosa, que si la 2ª llosa, que si los fondos de la Isla… “parece mentira -decía María Jesús- con la presión humana sobre las playas y toda la bahía, los fondos están muy limpios y sanos”. Los fondos marinos de Benidorm, nos dijeron Javier y María Jesús, son muy interesantes con sus corvinas, denton, langostas, pulpos, mojarras, congrios, sargos, doradas… y algún que otro mero, porque Don José -el mero casi mitológico de La Llosa- ya no está en estas aguas; unos franceses lo arponearon a finales de los 80 y aquello terminó mal.

El Centro de Buceo Poseidón, nos contaron Javier y María Jesús, realiza más de 3.000 salidas/año e imparten más de 120 cursos con los que se logra el certificado PADI; se exige titulación y seguro. Nos insistieron de lo importante de un buen curso, para el que una semana de duración es absolutamente insuficiente: “es para enfrentarse al mar, un medio hostil”, con lo que ríanse de cursitos de tres días. Vamos, que por meternos en faena buceamos en el mismísimo café y realizamos la maniobra de Valsalva.

Hasta nos sumergimos en la piscina de la aventura de piratas de Terra Mítica, en alguna historieta de redes  en las zonas protegidas que nos circundan y hasta de búsquedas y rescates en el mar -algunos de triste recuerdo- porque ellos cuentan con un equipo de protección civil.

Terminamos la tarde sumergiendo la imagen (lastrada) de la Virgen del Carmen hasta su peana del fondo del mar… y descubrimos que tenemos hasta tres imágenes en puntos emblemáticos de la bahía; bueno, dos. La del día de la Virgen del Carmen es de escayola y el mar se encarga de ella. Luego hay otras dos en la 1ª y 2ª Llosas; una de plomo que unos buceadores de Madrid instalan cada verano y otra permanente, de alabastro, a 25 metros.

Lamentamos -todos- la ausencia de una adecuada promoción de Benidorm como destino de buceo aunque, bien visto, los que viene, que son muchos (y muchos de más allá de los Pirineos) disfrutan de unos lugares que no están al alcance de todos… si no consiguen el certificado del curso y se sumergen.

Por cierto, lo del barquito ese hundido hace un siglo frente a Les Dunes… son solo unas tablas; pero hay muy bellos rincones que han reflejado en las varias exposiciones de fotografía submarina que han realizado.

Yo de buceo y submarinismo, hasta este café con Javier y María Jesús, sólo sabía que los pulpos bajo el agua, ¡cielos!, parecen inmensos y no paraba de repetir aquella frase de “Borreguitos en el mar, buceadores en el bar”. Ellos nos han enseñado mucho; ha sido un café muy provechoso.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: