DE LA BOTA DE CHARLOT AL MUNICIPIO TURÍSTICO

Ustedes creerán que exagero, pero no. He escrito de esto hasta hacerme pesado, lo reconozco; y suplico su perdón. Pero es que me tienen frito con esta manía de lanzarse el “municipio turístico” a la cabeza unos y otros políticos de mi pueblo. Vale que fuimos los primeros en pedirlo allá por el 58 (y oficialmente en el 62) y que somos “los únicos” que no estamos en la pomada, pero es que nos dotamos de una ley que nos deja un poquito al margen y eso hay que arreglarlo. Y no vale con sacar la mierda a pasear, porque huele.

El bueno de Charlot, en “La quimera del oro” le saca el mismo partido a su bota que los políticos de Benidorm al “municipio turístico”. La idea -del símil- no es mía; su paternidad recae en un alcalde de Benidorm: Vicente Pérez Devesa. Aunque él lo utilizaba con la auditoría que se hizo en 1991 al gobierno local y con su habitual maestría: lo estiraba como el chicle y luego lo vulcanizaba para el impacto. Yo no llego a tanto: me falta azufre, sulphur; aunque me sulfuro con menos que nada.

1.1 1 ChLibrar la dura batalla para combatir el hambre (necesidad de alimentos) lleva a Charlot a meter en la cazuela su bota; la dura batalla para combatir el hambre (necesidad de fondos económicos) lleva a los políticos locales a montar una batalla de almohadas del municipio turístico donde terminan volando las plumas (o la borra; quien sabe). La bota (la de la necesidad de alimentos y la de la necesidad de fondos) cuece y cuece; y Charlot la mastica. La almohada se lanza, sale despedida hasta alcanzar su punto de impacto ideal. Las almohadas, al final, se rompen y lo dejan todo perdido. Es como echar su contenido en un centrifugadora, encenderla y olvidar taparla.

Charlot sirve la bota en un plato; los cordones a modo de spaguetti. Los políticos se lanzan el municipio turístico a la cara y la borra apelmazada, fea y con necesidad de oxigenarla -cuando no, varearla-, impacta por doquier. No hace daño; pero molesta y desagrada.

Charlot se come la bota; en la próxima película habrá otra. Y hoy, junto al bastón y el bombín, sus botas son esencia pura del personaje de Chaplin. Y al final, a Charlot se le escapa incluso un eructo de satisfacción. ¿Le sentó bien la bota? La suya, la de la película, fue de regaliz. Nuestros munícipes locales viven una y otra película y comerse marrones no les afecta. Hoy, el municipio turístico, es una quimera (cuerpo de cabra, trasero de serpiente y cara de león; vomitaba fuego) que se les atraganta, por exceso o por defecto; unos por otros la casa sin barrer. Y además saben que el regaliz no es bueno para los hipertensos. ¡País!

Mis 22 líneas de esta semana para la prensa en papel han sido éstas:

—#—

A VUELTAS CON LO DE SIEMPRE

La participación de los municipios en los Tributos del Estado es bien distinta según se sea capital de provincia y/o ciudad de más de 75.000 habitantes. Y ahí está nuestro talón de Aquiles (tanto en la versión de Estacio como en la que Peleo se pelea con Tetis). Ni somos capital de provincia, ni llegamos a los 75.000 a pesar de campañas y censos: “perdimos” residentes. Y como no somos de ese grupo privilegiado tenemos que ir con la canalla…

Mira, aprovecho para reivindicar un estudio serio (no comparativas de la Señorita Pepis) de lo que de verdad nos podría venir a cuenta de papá Estado si un buen día tienen a bien sus señorías actuar sobre el ya tristemente famoso artículo 125… que lleva ya 3 revisiones.

Y “municipio turístico”, que conste, lo somos… con arreglo a la ley valenciana: Eso sí, fue irse Zaplana y los del cap i casal se olvidaron de echar carbón de euros a lo locomotora del turismo. Va a resultar que apuestan por las energías limpias; por la solar, que luce más.

Y en cuanto a lo que “llega de Madrid” (y esperemos que no toque devolverlo sin más, que ejemplos hay) he oído pontificar a dos economistas y cuatro políticos -cada uno de su padre y de su madre- y no me queda claro si de verdad vendría más dinero. Bueno, esto me lo decían por lo bajinis, porque sin poner todas las variables sobre la mesa (las que existen y a las que nos podamos aferrar) a ver quién es el guapo que sale y canta las verdades del barquero a quien no las quiere oír. Aquí hace falta pasta y nadie, ni ninguno, va a decir que con esta movida sólo aspiramos a 47.012’39 euros más… si el coetáneo de Krugman no me miente. Obviamente, aunque sólo sea rascar un centimico de euro (es que me fui a Murcia a ver el Bando de la Huerta y se pega), en esta guerra todo vale porque vale todo.

En fin, que a falta de ideas y casi en campaña que estamos, nos entretienen con esto del municipio turístico. Quien dijo lo de “Pan y Circo” se olvidó de “y.. ¡Municipio turístico!”.

——-

Y seguiremos hablando del municipio turístico porque somos incapaces de hacer las cosas bien.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: