DE CUANDO COMPRÉ UN LIBRO POR UNA IMAGEN

Llevaba un tiempecillo detrás de él, pero sin excesivo ahínco. Es que una cosa es verlo en internet -incluso en Google Books- y otra manosearlo. Yo soy de estos últimos.

Lo cosa es que una vez había visto una lámina de la primera autocaravana que yo podía imaginar, y me impresionó. Y dos días antes de San Jorge me encontré el libro. Y me hice con él, tras comprobar la existencia de la lámina. Lo imaginaba más grande, pero debieron ser los años y la idealización del recuerdo.

Y, ale-hop, en la página 776 estaba mi autocaravana, The Wanderer; construida según los detallados planos del Dr. Gordon-Stables por la Bristol Waggon Co. ¡Hasta con pianola en el “salón”! No faltaba detalle: incluso litera desmontable para el ayuda de cámara. Y lo más genial: el triciclo (que aparece en el plano seccionado) era empleado por el valet para ir avisando a los caminantes de la proximidad de The Wanderer cuando este iba en marcha. Pesaba cerca de una tonelada y cuando los caballos la arrancaban, frenarla a tiempo suponía un espectáculo.

1.1 1 AUTOCARAVANA 001Había visto fotos de época de “The Wandererer”, y reseñas de que fue restaurada en 1963; incluso que está en el Caravan Club de Londres; “The Old Lady”, desde entonces.

1.1 1 AUTOCARAVANA 002

Pero en el libro hay muchas cosas más. Hasta el pasaporte expedido a Goethe (Johan Wolfman Goethe, el todo terreno alemán “inventor” del Romanticismo) para circular por Italia en 1787. Pero a mí me ha gustado más el que la Intendencia de Policía de la Provincia de León expide a don Alonso González Sierra para ¡viajar por el interior del país! y en ¡¡línea recta!! Y estábamos en 1826.

1.1 1 AUTO-PASAPORTE 001

Pero a lo que he prestado más atención, el libro –Teoría y Técnica del Turismo; de Luis Fdez. Fuster (1917-2005), profesor que fuera de la Escuela de Turismo de Madrid- en su 5ª Edición, que dice que es de 1980 (pero no sé yo lo actualizado que estaría), es al capítulo de “El futuro turístico del Mercado europeo”.

El profesor era optimista entonces: “irá ‘in crescendo’”. Y habla de las etapas: “termalismo, casinismo, montaña, playas frías, alpinismo, itinerancia y playas calientes”, etapa en la que seguimos, aderezada con otras nuevas que van surgiendo y sumando etapas, pues el libro se quedó en 1980. Y señalo lo de “lo actualizado que pudiera estar” porque leo: “En el futuro, el desarrollo de la aviación dará, sin duda, lugar a un crecimiento de un turismo intercontinental”. Pero sí tenía visos futuribles: apunta que el turismo “se irá ‘democratizando’ conforme los precios desciendan por el transporte masivo”… Y llegaron las low cost.

Y habla de la “negación del turismo”: comprarse una propiedad en las riberas del Mediterráneo. Porque el turismo, explica muy bien, es el “tour”: la ida y la vuelta (con estancia, claro, en un lugar).

Y, en ello, cita a Juan de Arespacochaga.

Don Juan fue alcalde de Madrid; pero antes fue director general de Promoción del Turismo y presidente de la Empresa Nacional de Turismo. Por esos años, con casa en Benidorm y socio que era del Club Náutico de Benidorm, le conocí de la mano de don Pedro Zaragoza y tuve oportunidad de conocer su “visión” del turismo. Y sí, Arespacochaga estaba porque los nórdicos terminarían viviendo en el Mediterráneo porque íbamos -recordemos a los enfriólogos de aquellos días con la misma vehemencia que los calentólogos de hoy en día- camino de una glaciación que iba a dejar helado hasta el mundo infantil de Frozen.

Y el libro incluye una ilustración publicada por el Sydsvenska Dagbladet (10.03.1970) sobre a cómo estaba el precio del metro cuadrado y cuánto costaba una villa (entendemos un chalecito) y cuánto un apartamento (2-3 habitaciones). Y aunque cita también a Biarritz, a Perpiñán, a Venecia, a Rímini y a Málaga, en cuanto a destinos, los precios los aporta sobre  Malta, San Remo, Niza, Lago Maggiore, Dubroenik y Benidorm. Y solamente aquél Dubrovnik de 1970 era más barato que Benidorm.

1.1 1 AUTO-SUECO 001

En Benidorm, un sueco podía conseguir terrenos entre 20 y 30 coronas el metro cuadrado; comprarse una villa por 75.000, o un apartamento por 50.000 coronas.

Se entiende así la frase de Arespacochaga que recoge Fdez. Fuster: “los turistas que nos visitan, sin saberlo ellos mismos… están descubriendo los lugares en los que se asentarán muchos de sus descendientes”. Y es que Arespacochaga conocía ya los casos que rodean Benidorm: la Hacienda del Sol y l’Alfàs del Pi. Y yo conocía su barco cuando entraba soberbio por la bocana del puerto blanco de sal (y moreno de soles) de Torrevieja.

Concluye Fdez. Fuster con que “el Turismo sería, en realidad, la fase primera de una nueva distribución geográfica de los pueblos”. Esto es una vieja teoría que también tiene su miga.

Y entonces saca a relucir la ya olvidada Declaración de Puerto Plata… que será objeto de otro Post. Porque este libro da mucho de sí. Muchas de las políticas de la OMT de hoy están en él. No sé, como aquella que dice que “el Turismo puede otorgar a todos los pueblos ‘una vida plena de dignidad humana’”.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: