DE CUANDO TARDARON TRES AÑOS EN DARNOS UNA TEMPERATURA

2010 resultó un año de calores. Y eso que aún no “se había inventado” lo del caloret riteño. 2010 remató la llamada “década más caliente de la Historia” (¿?)… aunque la temperatura media global fue de 14’3ºC… luego en algún lado hizo un frío de esos que hacen que los grajos viajen en metro.

El caso es que en Bielorrusia vieron el termómetro por encima de los 38ºC o que en varios puntos de Birmania llegaron hasta los 47’2ºC. En mayo, en el mes de mayo de 2010, en Pakistán (en Mohenjo-Daro) llegaron a la máxima asiática con 53’5ºC nunca antes jamás registrada. En la república rusa de Kalmikia vieron los 45’4ºC a mediados de julio, y en la mismísima Finlandia, en Joensuu, estuvieron, también en julio, a 37’2ºC. Lo nunca visto, contaron los periódicos… menos La Hoja del Lunes.

1 1 A A A resumen_verano 2010Se habló de una mega-ola de calor a la que se la calificó de excepcional en el hemisferio Norte que también -¡cómo no!- en España dejó sentir sus efectos: en aquél verano se alcanzaron los 42ºC en casi toda Andalucía y en los 39º quedaron Castilla-La Mancha, Madrid y el Valle del Ebro. Avisos naranja por todo el Mediterráneo y hasta en Canarias, día sí y día no. Y aún teníamos el calor del verano de 2003 en el cuerpo.

Pero lo más grave fueron las continuadas noches tropicales que superaron los 25ºC por toda la península. Pero el 27 de agosto el litoral mediterráneo vio los 42’8ºC (Aeropuerto de Manises-Valencia) y los 44ºC (Alcantarilla, Murcia), aunque el récord fue para Carcaixent (Carcagente, Valencia) con 45’1ºC (27.08.2010).

Ah, ese verano, llovió “más de la cuenta”; a pesar del calor, pero lo cortés de la lluvia no quita lo valiente, y tan valiente, del calor.

Pues bien, mientras eso pasaba por el hemisferio Norte, en el hemisferio Sur, que estaban de puritito invierno se alcanzaba la temperatura más baja jamás registrada. Todos los medios nos contaban que en el verano austral el hielo marino se había reducido muchísimo y que probablemente estábamos ante el volumen más bajo en millones de años. La rotura de la Placa Larsen en 2002 y la Placa Willis en 2009 les tenía de los nervios. Aún no metían en la ecuación el grosor de la capa de hielo antártico, pero hizo mucho frío. “Ola de frío polar en el Cono Sur” era el titular común, incluso por zonas subtropicales: 80 muertos por frío, efectos sobre el ganado, las cosechas, las infraestructuras y el turismo. Un caos.

En el segundo semestre de 2010 el iceberg Fjor-Balog captaba todo el interés de los medios de comunicación del hemisferio Norte, aludiendo al Sur, por los procesos de retroalimentación que soportaba y por todos lados se aventuraba -con su imagen- que se acabaría el hielo de la Antártida del mismo modo que se derretía el célebre y muy fotografiado iceberg… que se había escapado de Groenlandia; pero eso a los calentólogos les daba lo mismo. Y terminó 2010 y el iceberg aún estaba tonteando por el mar hasta bien entrado marzo de 2011 en donde ya no se habló más de él.

Y mientras todo eso ocurría, el 10 de agosto de 2010 se registró la temperatura más baja jamás registrada en el planeta: -93’2ºC. Sí: menos noventa y tres coma dos grados centígrados.

1 1 A A A ANTÁRTIDA

Eso fue en agosto de 2010 y hasta agosto de 2013 no se publicó en medios científicos el registro. Increíble. Algunos medios periodísticos recogieron el dato en el mes de diciembre de ese año porque ese mismo año –diciembre de 2013- se habían detectado registros similares de -93’0ºC.

Aquí todos ocultan lo que quieren. No, es que resulta que les pasó inadvertida esa medición. La más baja jamás registrada y a los científicos que están estudiando esto va y se les pasa.

Fue el satélite Landstad-8 con sensores infrarrojos el que efectuó la medida y hasta facilitó las causas para que se alcanzara esa temperatura: capas de aire superfrío en días soleados y sin nubes. Vamos que el Sol sirve lo mismo para un roto que para un descosido; por un lado que te torras y por otro que te hielas.

-93’2ºC es una temperatura cuyos dígitos se escriben con celeridad inmisericorde pero que su cuantificación real es dificilísima de imaginar hasta para los científicos. Un frío tan extremo es algo hasta duro de explicar. En 1983 se habían registrado los famosos -89’2ºC en la estación rusa Vostok, en la Antártida. Nadie pensaba que se pudiera rebasar ese registro.

En las zonas habitadas del planeta -en el hemisferio Norte- se han llegado a medir, y por dos veces, (en Verkhoyansks y Oymeykon) los -67’8ºC (en 1892 y 1933) pero nunca jamás esas gélidas medidas han vuelto a ocupar reseñas científicas y periodísticas. El registro de -71’2ºC de Oymeykon de 1926 no está totalmente aceptado.

Pero a lo que íbamos, a la dualidad frío-calor. Resulta que la llamada Oscilación meridional de El Niño (ENSO; El Niño-Oscilación del Sur) genera temperaturas extremas en el Pacífico, con lo que afecta a los patrones atmosféricos planetarios.

El fenómeno ENSO tiene dos fases: la propia de El Niño (EN) que produce efectos de elevación de la temperatura planetaria global y La Niña que tiende a reducirla visceralmente y cuya acción llega sin problemas a nuestras latitudes influyendo en la llamada Oscilación del Mediterráneo Occidental (weMO) que incide en la acción y potencia de nuestras “gotas frías”/DANA. Los procesos ENSO se engarzan muy eficazmente con las fases de ciclos solares para aumentar o disminuir de actividad.

En el segundo semestre del año 2010 La Niña y un mínimo de irradiación solar hicieron descender el termómetro en todo el Cono Sur y en la Antártida y así los calores del primer semestre del año en el conjunto euroasiático quedaron tan contrarrestados en el sistema planetario que al final, como dijimos al comenzar este Post, la temperatura media planetaria quedó en esos 14’3ºC tan engañosos. Pero eso lo que tienen las medias y más si son planetarias.

Como conclusión final: es el sol el culpable tanto del calor como del frío extremo y especialmente el registrado en esas condiciones en la Antártida. Estudiemos más el proceso y sabremos; aunque sea para callar a algunos.

Y cómo tenemos la cosa del hielo ahora. Pues con mediciones de agosto de 2015 en el Ártico estamos por debajo del promedio, pero el Paso del Noroeste es impracticable y el hielo persiste en Baffin y Hudson, y en la Antártida la extensión es superior al promedio, pero se ha ralentizado el crecimiento este mes.

1 1 A A A ANTIC&ANTARTIC ICE 08.15

-#-

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: