DE LOS TABLOIDES BRITÁNICOS: QUE LA REALIDAD NO TE DESTROCE UNA ‘BUENA PORTADA’”

Una parte de la prensa británica exhibe sin pudor sus ramalazos de sensacionalismo amparados en la irreverencia ante la verdad, la provocación simplista y la estulticia más sublime, junto a dosis de patrioterismo y populismo -a partes iguales- sabiamente combinadas con el tratamiento visceral de cualquier nimia noticia y unas salpicaduras sexis con chicas ligeras de ropa. Eso es puro amarillismo y, reconozcámoslo, tiene su público. Como las producciones de Telecinco: ¡Mamá me han contratado en Telecinco!; eso te pasa por no tener estudios.

Se puede decir que todas las características antes enunciadas iluminan una fórmula periodística muy británica: el tabloide. Y en realidad, la palabra “tabloide” sólo viene a decirnos que estamos ante un formato periodístico de tamaño menor que el formato sábana (600 x 400 mm): estamos ante un 431’7 x 279’4 mm, que utilizan muchos periódicos “serios” en todo el planeta. Sí, en el mundo se editan muchos tabloides, pero aplicárselo a un periódico británico ya, como mínimo, supone abocarlo al sensacionalismo. Y, nunca defraudan. Su máxima: “que la realidad no te destroce una ‘buena portada’”.

Un tabloide abusa del color y en cuanto a la tipografía: pura entropía. Sus noticias sólo intentan llamar la atención y es patente la desproporción entre imágenes y textos. Pero sobre todo, hay ausencia de rigor.

Decía Walter Lippmann[1] hace casi un siglo, alarmado ante el auge del periodismo centrado en los escándalos, en las noticias de campanillas sin base periodística y en las que se cebaban en la vida de los famosos que “la calidad de las noticias sobre la sociedad moderna es un índice de su organización social”. Lo que no nos deja bien parados. Y lo decía asustado en 1920, y ya adelantaba que los periodistas debíamos “recuperar la legitimidad social como mediadores entre la actualidad y los ciudadanos, garantizando una información de calidad”. Pero entre los periodistas, como en todas las profesiones, hay ejemplares de distinto nivel moral, intelectual, profesional y pelaje. Y algunos encuentran en la fórmula de los tabloides el único puesto de trabajo para el que están cualificados, y pasan de la vieja idea de mediador entre la actualidad y el ciudadano y, sobre todo, pasan de la legitimidad social de la acción que desarrollan.

El criterio de selección de acontecimientos es determinante entre los que practican un modo y otro de mediación en la comunicación. Unos se ocupan de “las noticias” y otros de “las otras noticias”. Luego, además, está el enfoque y el añadir impacto frente a información; vamos, la más absoluta banalización de los temas frente tratamiento y análisis de los acontecimientos.

Un buen segmento de la prensa británica nada en esa charca y cuando nos salpica, el hediondo y fétido olor que desprende, nos provoca repugnancia.

Recuerdo mi primer contacto con esos titulares de prensa a finales de los años 80, cuando llegué a Benidorm. Había habido un problema en un hotel de Benidorm con resultado de alcance y a los pocos días me aparece la foto del director -un impactante primer plano tomado a traición- que ocupaba la mayor parte de la portada con un “Benidorm: ¿pondría su vida en manos de este hombre?”. ¡Terrible!

Aquello fue demoledor. De hecho, cada vez que me encuentro en la calle con “este hombre” siento por él una fraternal simpatía por el inmerecido escarnio al que le sometió el amarillismo británico. No viene al caso recordar más.

Ahora parece que más de uno se ha sobresaltado con el shark attack de Poniente sobre un chaval y el tratamiento de un tabloide británico. Nada del otro jueves; en la línea de su forma de entender y tratar la información.

1 1 A A A TIBURCIOEn marzo de este mismo año, el mismo tabloide ya señalaba la presencia de tiburones en nuestras costas -2 habían sido “capturados”- , pero “tratábamos de mantenerlo en secreto”… ya que solo la totalidad de medios de la zona habían señalado la aparición de uno varado y otro capturado en una red. Insisto: “que la realidad no te destroce una ‘buena portada’”. El pie de una de las fotos que ilustraron la noticia (Tiburones: tiburón zorro encontrado en la playa de Benidorm [NC]) no deja dudas de que fuera en la playa de… la que quieran; lo que se ve al fondo no es la isla de Benidorm y hay quien me dice es una célebre mole calcárea. Pero lo mejor es cuando dice: “Tenga cuidado: los locales admiten que el aumento de los avistamientos de tiburones es ‘una preocupación’”. Y yo despreocupado. No, si va a ser cosa, también, del cambio climático.

La última noticia de hace unas horas se retrotraen hasta mi llegada a Benidorm para presentar la retahíla de “ataques” ocurridos en nuestro ámbito mediterráneo español (1986, 1992, 1993 y 2014) e invita a los lectores a que, por correo electrónico o teléfono, cuenten al tabloide sus “encuentros con tiburones en sus vacaciones en España”… planteándome la duda si se refiere a criaturas del género selachimorpha o del género sapiens-sapiens, dónde también se dan algunos tiburones tan depredadores como los marinos. Estaré pendiente no sea que estemos ante un problema de los gordos de verdad.

Tal vez lo mejor de la noticia del tabloide y del shark, que también tiene algo bueno, es que en medio de la misma, en Internet, hay una encuesta: ¿Esto te desanima para viajar a España? Y el 82% ha dicho que no.

———————————————————————————————————————————————————-

PD: De un periodista británico se puede esperar de todo (como de uno patrio). Suelen tener sus destellos, como Moss el día que “tomó” Ses Rates y lo contó en The Guardian (uno de los “serios”; en julio de 2002)… Y yo le dediqué un Post. Y hasta me acuerdo cuando la vieja guardia del periodismo local analizábamos el alcance y repercusión de cualquier noticia de Benidorm antes de lanzarla al aire. Nunca dejamos de publicar ninguna, pero siempre analizábamos sus consecuencias.

[1] Periodista, crítico de medios y filósofo, junto con Charles Merz estudió los problemas de inexactitud, sesgo y partidismo con que los periódicos de su época cubrían las noticias y publicó en 1920: “A Test of the News”. Su análisis de la situación EE.UU.-URSS en 1947 (The Cold War) introdujo el término “guerra fría”.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: