DE SIRIA… Y DE LA MADRE DEL CORDERO (I)

Me dejó traspuesto el que Elena Valenciano señalara la triste foto del niño sirio que apareció ahogado en una playa turca como “la foto del fracaso de Europa”, más que nada porque, en todo caso, sería la foto del fracaso de Siria como país y sociedad y, puestos a rizar el rizo, la foto del fracaso del circo mundial. La señora Valenciano ha seguido -y sigue- el conflicto sirio. En 2013 le aceptaba que “Es democracia y no armas lo que necesita Siria” y al poco tiempo el que se mostrara a favor de un ataque contra Siria hasta sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU. Y entonces salió Rubalcaba, unos pocos días después, a enmendarle la plana al oponerse tajantemente al ataque. Bashar al-Assad las estaba haciendo a cuadritos, pero el Circo Mundial, digooooo… la Comunidad Mundial se lo estaba pensando (como ahora).

Tal vez, si se hubiera puesto una bota militar en la finca de los Assad por aquél entonces, ahora mismo no estaríamos hablando de esto.

Ustedes disculpen, pero desde 1971 Siria es el cortijo de los Assad. Y así nos va.

1 1 A SIRIASiria, desde tiempo inmemorial, es un lío de intereses sunitas, kurdos, drusos, armenios, alauitas, cristianos y chiíes.

Y  nos va mal con Siria desde el principio de los tiempos. Aquél trozo del planeta es que era de todos y de nadie; y eso siempre ha sido un problema. Tiren hasta de la Biblia y verán que el Aram era ya entonces un lío. Permítaseme, para desengrasar, la boutade de que hablaban arameo… y ya se sabe: hasta que me jures en arameo…

No sé si comenzar por Aram o por el reino de Ebla, pero el caso es que en torno a Alepo (la hoy muy castigada Alepo) se va fraguando una identidad territorial que pronto gusta mucho a los faraones egipcios, a los reyes asirios (por el actual Iraq), a los reyes babilonios (¡Ay babilonio qué mareo!; prefiero la versión de Ana Belén a la de la Cantudo) -los del Código de Hammurabi-, a los shaas persas, a los reyes macedonios (gracias a Alejandro Magno), a los romanos (que ahí es nada lo que construyeron por allí)… Y con la división del Imperio quedaron en el lote oriental y ahí ya comenzó a complicarse la cosa porque desde Constantinopla-Istambul la situación fue, a mi entender, de mal en peor. Que si por allí llegó la primera oleada del Islam, que si Muawiya y los omeyas, que si fundamos Damasco (que es la actual capital siria), que si la batalla de Siffin (y de rebote la división en suníes, chiíes y jariyíes), que si los abasíes les ganan la partida a los omeyas… y aquí entra en liza el último omeya, Abd el-Rahman, que se vino pirao pa la España de entonces. Mientras tanto, que si los selyúcidas, que si los ayyubíes, que si Nur al-Din, que si los Cruzados y el rey Balduino, que si Saladino (Salah al-Din) -que se marcó una conga guerrera contra los ‘asesinos’, unos tipos que se ponían hasta el trasero de hachís y que eran conocidos como hachichinos (de donde viene el palabro ‘asesinos’)-, que si los mongoles (esto lo cuenta muy bien Ibn Jaldún (nacido en una alquería en lo que hoy es Dos Hermanas, Sevilla), que si los mamelucos, que si los turcos otomanos, que si… Que sí, hasta 1918; ayer tarde, como quien dice.

El acuerdo anglo-francés de 1916 (Acuerdo Sykes-Picot) es la madre del cordero, a pesar de todo. Porque al acuerdo se llegó una vez que Rusia (la Rusia zarista) consiguió convencer a todos de lograr una salida al Mediterráneo. El final de la IGM y con los bolcheviques por en medio -donde dije dije, pusieron Diego- Rusia se quedó sin su salida al mar… que viene a ser el origen de nuestros males de hoy.

De aquél acuerdo, Francia recibió lo que hoy es Siria y una parte de la franja costera la convirtió en el Líbano. Siria tiene un buen trozo de mar, aunque en la Conferencia de París (1919) Gran Bretaña le recortó la extensión y a cambio, a los hijos de Sharyf Hussayn/Hussein (una de las principales familias) les creó los “reinos” de Iraq (a Faysal) y Transjordania (la Jordania de hoy, a Abd Allah). El caso es que entre protección francesa y afrentas británicas comenzó a rodar la “vida democrática” de Siria.

Al comenzar los felices 20, el jeque Saleh al-Ali y el notable kurdo Ibrahim Hananu iniciaron la revuelta contra Francia. Los británicos les torcieron los planes (y era territorio francés) en la Conferencia de San Remo. Y estalló la Gran Revuelta Siria (1925) donde las tribus (sí, las tribus) iban a su bola pasando de que si Francia o que si el Reino Unido; y en las pocas ciudades, lo mismo. El sentimiento, cuentan que, nacionalista comenzó a arraigar y los franceses les montaron una elecciones, para las que tenían que formar partidos. Y en esas que el druso Sami Pasha al-Atrash consigue unir tribus rurales y tendencias urbanas y como Sultán se pone al frente de la revuelta. No fue el único líder, pero sí el más carismático.

Francia movilizó miles de hombres (tropas árabes del Protectorado de Marruecos y negros del Senegal) y aplastó la revuelta en dos años, pero el conflicto se prolongó hasta el Tratado franco-sirio de 1937. No obstante, en un clima de confrontación, Francia posibilitó que -terminada la revuelta- en 1929, que la Asamblea Constituyente siria redactara una Constitución tras otra. Incluso en 1932 Francia les eligió a Muhammad Alí Bey el-Abed como presidente de la república y les prometió la independencia para 1939, pero el arranque de la IIGM lo impidió. Y se sintieron tan “franceses” los sirios que se proclamaron afectos al Gobierno de Vichy… y a los nazis. Total, que tropas de la Francia Libre con británicos y australianos se hicieron con el control del territorio y tras la guerra, en 1946, les concedieron la independencia.

Y cual república bananera que era, Siria comenzó a proclamar presidentes que eran inmediatamente eliminados por sus ministros de Defensa que, de inmediato, se proclamaban nuevos presidentes. Y hasta convocaban y celebraban elecciones. En una de esas, en 1955, Chukri el-Kuatli fue elegido presidente de la República y coincidente con las ideas del egipcio Gamal Abdel Nasser llevó a cabo la federación de ambos países, lo que encantó a la URSS que vio la posibilidad de ganar su salida al mar… la vieja idea zarista que es la madre del cordero siríaco.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: