DE QUE TENEMOS QUE IR CON FRANCIA; PERO ELIJAMOS DÓNDE

 

Nada más que por estar donde estamos, a 14 km del continente africano –o como se cuenta de que algunas escrituras de parcelas del Benidorm del siglo XIX señalaban un textual de “limita al Sur con África, mar Mediterráneo por medio”- no es una buena idea la de “sustituir” a Francia en Malí.

Más que nada, porque YA ESTAMOS en Malí. Vale, son 61 militares en dos fases.

Por Resolución del Consejo de Seguridad (de la ONU) número 2071, de 12 de octubre de 2012, se puso en marcha la misión EUTM-Malí que por la Decisión 2013/34/CFSP se centra sólo en el concepto de “entrenamiento” en misiones de Operaciones Especiales a las Fuerzas Armadas de aquél país. Sí, esta misión cuenta con ROE aprobado (Reglas de Enfrentamiento/ Rules Of Engagement) también la Decisión es explícita: “no se llevarán a cabo misiones de combate”. Luego en Malí, no estamos para combatir. Francia, sí.

Indudablemente, tenemos que estar con Francia; Francia ha invocado la cláusula comunitaria de Defensa Colectiva (Art. 42.7 del Tratado de Lisboa; 01.12.2009, pero viene de los TFUE). Realmente, estamos con Francia lo diga o no, insinúe o no, el gobierno; le disguste, mucho o muchísimo, a la progresía.

Aún en el peor de los casos de hipocondría canguelera o brote radical de izquierdismo pacifista de pacotilla… ¿siendo miembros de la Unión Europea podemos decir que salimos a por tabaco y si te he visto, Francia, no me acuerdo? Pues no.

Resulta que “Desde el momento en que el Estado miembro, víctima de ataque terrorista o de catástrofe natural o de origen humano, piden ayuda a los demás Estados Miembros ya no tiene libertad para decidir en sentido contrario”. Lo más que queda es coordinarnos en el seno del Consejo (artículo 222, apartado 2 del TFUE). Vamos, que como en Fuenteovejuna: todos a una. La UE va a acudir, Y somos UE. Y como ir, vamos a ir; pues elijamos escenario.

En la División de Planes del Estado Mayo de la Defensa parece haber más información sobre el avispero de Oriente Medio que del avispero de la zona africana. Y climática y orográficamente estamos más aptos; es terreno oriental es más asimilable que el saheliano. Y Francia si está en guerra declarada contra el DAESH y no en guerra contra los islamistas en Malí, a pesar de la Operación Serval/Barkhane. En ambos lados cuecen habas de color de la vieja bandera abasí (negra), pero la declarada es en Siria.

Malí es otra cosa. Y aunque estemos con soldados instructores en Bamako y Koulikoro, lo nuestro -España- allí es instruir. Malí es un poco más del doble de España (1’2 millones de Km2) y está poblada -se calcula que- por 15’5 millones de habitantes. Desde finales del XIX está bajo influencia francesa (aquello fue parte del Sudán francés) y consiguió la independencia en el gran lote de países africanos de 1960 (cinco años después de Bandung) pero hasta 1992 no tuvo sus primeras elecciones democrática… con lo que imagínense cómo estaba el patio. Los tuareg del norte, en la región de Azawac (donde está la mítica Tombuctú), son separatistas de toda la vida y la fueron liando parda en el Malí democrático hasta que desde 2012 un grupo militar derrocó al presidente electo con el pretexto de arreglar lo del Norte… Y no vean cómo se puso la cosa.

Los tuareg son una etnia muy particular. Si uno se lee la trilogía de Vázquez Figueroa sobre los tuareg seguro que aprende algo; porque, como digo, son muy particulares. Islamizados hasta cierto punto, una parte de ellos ha aceptado la sharia en extremo y ahora se hace llamar Ansar Dine y, claro, ha proclamado el Estado islámico de Azawac. Con tal de ser independientes, el resto de los tuareg les apoyaron y… apareció otro grupo islamista más -el Movimiento para la Yihad en África Occidental (MUYAO)- que con Ansar Dine me han dejado a los tuareg de siempre en nada y menos. Tanto, tanto, que desde enero de 2013 Francia interviene militarmente. Es que también les dio, cómo no, por masacrar a la población civil y destruir todo aquello que era Patrimonio de la Humanidad, aplicando la sharia al pie de la letra total.

Ahora el norte de Malí es un lío, porque como al panal de rica miel del dicho aquél, cien mil moscas islamistas acudieron… y a los propios de allí se les han unido los nigerianos de Boko Haram y los peculiares de al-Qaeda en el Magreb islámico, que algún susto ya nos han dado por aquí. Mucho indio en la película, vamos; mucho grupúsculo pirao y descontrolao que no tiene nada que perder.

reaper-dosLuego está la parte técnica. Para meterse allí -desde enero de 2013- Francia ha recurrido a drones MQ9 Reaper (de los que salen en la tele y en alguna película) y desde hace dos semana (07.11.2015) EE.UU. ha aprobado la venta de 4 unidades a España (mod.5, con capacidad artillera) que no sé yo cuándo llegarán y -uff- cuándo estarán operativos. Y en el mismo cupo de problemillas a resolver está la falta de conocimiento, que algunos llaman “inteligencia” (y otros hacen el chiste fácil) en la zona. Militarmente, capacitados estamos; pero adolecemos de antenas eficaces por allí y resulta que -además- estamos perdidos con el idioma de la población: el francés. No te digo: si somos negaos en inglés, no te cuento en francés: la fransse, uan puant o el voulez-vous coucher avec moi ce soir?, que era el estribillo de una canción en inglé.

Luego está que la dotación presupuestaria para operaciones en el exterior, a noviembre que estamos, está más que agotada. Y en los PGE para 2016 ni se le ha pasado a nadie consignarla. Y no es barato irse de lagarto a Malí (ni a Siria). Y si el coste económico sería alto, no te cuento el político con la concepción de lo que significa estar en Occidente y ser miembro de clubes como la UE-28… incluso de la OTAN. Ni mento el coste social.

Pero por encima de las pelas, las posiciones políticas y las consecuencias sociales está el que esto no está planificado y a estas cosas se va con el tema planificado: si hay que ir se va, pero ir pa ná es tontería, que decía el socorrista en el sketch de Cruz y Raya.

Por lo tanto, como nos asiste el artículo 222 del Tratado de Funcionamiento de la UE y  ninguna de las disposiciones afecta al derecho de España “de escoger los medios más apropiados para cumplir con su obligación de solidaridad”, pues pensemos más en otros frentes orientales que en el corazón africano.

Ah, la cláusula de asistencia es automática. Vamos: que ir, vamos. Así que dejémonos de sandeces. Unos, por posponer la difusión de la decisión; y otros, por querer marear la perdiz a sabiendas de que, por narices, por coherencia y por supervivencia, tenemos que ir.

 

 

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: