DE LA DUODÉCIMA NOCHE, LA DEL 5 DE ENERO

 

Esta noche es la Noche de Reyes, la duodécima desde la Natividad. Es noche mágica para la ilusión de los niños y con la ilusión de los más pequeños no se debiera jugar en la absurda forma en que lo hace la progresía. Hay mucho zascandil suelto metido a edil y un vacío inmenso entre las sienes que han procurado llenar solo de indigencia intelectual.

No sé si el problema de los republicanos trasnochados es que se les llame, a los protagonistas de esta noche, “Reyes” (Magos) y esa palabra -rey; plural, reyes- es tabú para ellos, o que alguno de ellos llevaba oro capitalista, de siempre asociado a la figura ancestral del rey, al Portal de Belén. Hasta donde yo llego, nunca quedó escrito que fueran reyes; todo lo más “sabios”… y, claro, el concepto sabiduría es ya de por sí clasista (unos saben y otros no) y no pega nada con la progresía. Si se hubiera tratado de lerdos en camello, no habría problema.

Otro sí digo, considerando que, nadie se pone de acuerdo en el número. Pero como tres parece que fueron los presentes: oro, incienso y mirra… pues hay quien dice, en el colmo de la sabiduría políticamente incorrecta -claro-, que si hubo tres regalos, pues…. ¡Tres reyes! Y tan campantes. Si hubo cuatro, como en la baraja, alguno repitió regalo y no está bien que de un algo haya más que de los otros. No te digo cinco reyes o doce reyes, que también se apunta.

Sobre su procedencia, ¡mira por dónde!, no surge tanta controversia. Da lo mismo, que lo mismo da. Y eso que he oído (y leído) de todo. El mismísimo Benedicto XVI los situó como prevenientes de Tarsis (Tartesos; actual Andalucía occidental), lo que no quiere decir, se apresuró en su día un autoridad eclesiástica peninsular, que fueran andaluces (de entonces; cargaítos de gracia y salero además de oro, incienso y mirra) pero es que en el Atlas Catalán, que en realidad es mallorquín, de 1375 (folio 5) se les señala como provenientes de Tarsis, pues… Ahora bien, la costumbre general es que “llegaron de Oriente” y por Oriente de Palestina tenemos Persia y hasta de más allá; de Kandahar, Afganistan, apuntan la procedencia de Gaspar… y lo que Mateo dice en su Evangelio es que venían de “por donde sale el Sol”, no más. Y apostando muchos por Oriente, en San Apolinar Nuevo (Rávena), allá por el 565, les representaron de tal guisa: de persas. Pero hay un grupillo por ahí que apunta que pudieron llegar del Sur, de donde hoy está Yemen, del Reino de Punt -de donde los romanos situaban la Arabia Felix-, un territorio que estaba en sintonía con las tribus judías y conocían aquellas ensoñaciones y profecías de Daniel, Miqueas, Balaam, etc.

REYES MAGOS

Sea donde fuere el lugar de procedencia, el caso es que llegaron y como llegaron de un viaje y se presentaron en el lugar, esta noche por las calles les queremos recordar. Y ahí empiezan los problemas. Lo de montar el espectáculo de la llegada de sus majestades o lo que fueran carga tintas de evidencia de neurona remolana.

El probelama radica en que por llevar la laicidad a extremos de paranoia rompemos y corrompemos la ilusión de los niños que llevan días oyendo sandeces en los telediarios o en las conversaciones de los adultos.

Esta mañana hasta yo me asombraba, capacidad en la que me falta un hervor, de que en la de Valencia, aparte del espectáculo grotesco de las magas, los animales iban a ser de pega. Iban a estar interpretados por humanos. El colmo. Ahora, que ver animales “tradicionales” resulta una odisea natural y es más fácil verlos transformados en los estantes de un supermercado, se oponen a que aparezcan en el preámbulo de la mágica noche especies que ya no ven más en los cuentos o en las páginas de los libros de texto si no pasan unos días en la granja-escuela. ¡Papá, aquí hay animales como en el zoo! llegó un día a proferir mi hija Chabela en la casa de campo de mi amigo Andrés; desde entonces visita obligada a la huerta familiar donde ya no había olor a vacas de Harry, pero sí algún ternero, gallinas, pavos y los recuerdos de una yegua torda.

Cabalgata es en sí una concentración de jinetes. Y el jinete monta a caballo. A caídas se aprende a jinete, que me decían.

¡Cambiémosle el nombre!, que es lo más fácil. No les llamen cabalgatas, pero no rompan la magia. Es que estas “cabalgatas” del siglo XXI, las de la postmodernidad de la progresía, terminan por ser una muestra de la estupidez que atesoran muchos organizadores que sólo saben exhibir comparsas bufas, algunas zafias, para evidenciar la ausencia de expresión artística de quienes están más pendientes de adoctrinar que atender a la ilusión de los niños.

Igual que el frío no existe (es solo ausencia de calor, que sí existe) el arte y las plasticidad estética ha huido del espectáculo que se ofrece a los niños. Melpómede, la musa de la tragedia, se pasea airosa por muchas cabalgatas a la vista de los resultados estéticos; Terpsícore no ha avalado la escenografía de casi ninguna y Calíope, la más augusta de las musas, nunca visitó a los organizadores de la mayoría de ellas.

Menos mal -y ahora lo veo en mis tres sobrinitos-nietos- que los niños sólo esperan a tres personajes, tres, y se la bufa -como le leen; se la bufa- eso de que, como en Valencia, el “papel” de los animales lo interpreten personas… a modo de miniplaneta de los simios, por no mentar el show desfasado y orondo a medio camino entre Hocus Pocus (el retorno de las brujas) y Priscila reina del desierto que se montaron en el Cap i Casal.

Menos mal que los niños sólo esperan ver a tres personajes y la magia de los padres obrará el resto. Una vez me contaron del pesar de los tres magos por no tener tiempo material de llegar a todos los niños del Mundo. Sí, son tan mágicos que son capaces de llegar, con más o con menos, a todos (un principio totalitario comunistoide si no fuera por que a unos les llegan con más y otros con menos). Pues me contaron que los tres protagonistas pidieron al niño Dios al menos 1 paje por cada niño… y al niño Dios le gustó tanto la idea que les concedió hasta dos pajes por niño para que en nombre de aquellos Hombres Sabios atendieran a la ilusión de todos los niños en la misma noche. Y ser padre lleva la encomienda de ser paje de la ilusión de los niños esperando a los Hombres Sabios/Reyes Magos de la duodécima noche de ciclo de todos los años… la del 5 de enero.

Hoy les doy las gracias a mis pajes. Mientras fueron noches de ilusión las viví con total intensidad.  La cabalgata me importaba una higa: sólo me interesaba “mi” rey, Gaspar; que Melchor ya estaba pedido. ¡Eh!, que estoy aquí; que supiera “mi” Rey por dónde andaba yo, no se le fuera a pasar. Y rápidamente a casa a plegar la oreja y a dormir rápido y fuerte no sea que por un descuido me quedara sin nada. Los pajes siempre cumplieron. Nunca me trajeron carbón, y eso que la tonelada sigue estando a peo de zorra.

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: