DE MÁS MADERA; DE UN CAFÉ CON JOSEP BIGORRA.

 

Pasó a tomar café por las Tertulias del Meliá un paternero de 33 años, licenciado en Periodismo, que recaló por aquí siguiendo a su chica: una de las mejores maneras de llegar a Benidorm. Josep Bigorra Guaita es el portavoz del grupo Compromís-Los Verdes en el Ayuntamiento de Benidorm y teníamos una deuda tertuliana con él: cuando las citas de cara a las Municipales de 2015 habíamos dejado unos viernes libres pero se nos presentaron tantos que se nos quedó este grupo político sin tertuliar. ¿Falta de previsión?; no, exceso de mimbres para la cesta. ¡Cómo vamos a echarnos la culpa nosotros mismos! Estamos programando a cuatro meses vista; ¿cómos íbamos a imaginar que aquello se parecería a Eurovisión, que hasta Israel concursa?

J BIGORRA 1Bueno, pues al café melianense. Se nos presentó Josep Bigorra, el mayor de tres hermanos, hablando de su familia. Se deshizo en elogios a la generación de su abuela, al incansable espíritu de trabajo y capacidad de comunicación de su madre y la abnegación de su padre, que vive en su persona las secuelas de aquél anestesista Maeso que sembró hospitales con el virus de la Hepatitis C. Nos dijo que sobre ellos tres tejió su personalidad.

En “Los cafés del Meliá” dejó impresión de buena persona, aunque más de uno le pidió que enseñara la patita por debajo de la puerta evidenciando su complejo de estar viviendo la fábula del XIX (o la versión de Disney).

Bigorra de definió como “el cabeza visible de Compromís en Benidorm”; “de ideas valencianistas y de izquierda social”. Su mayor ilusión, nos dijo es que “cuando alguien le plantee un problema que -además de haberle escuchado- pueda ser capaz de ofrecerle una solución”.

Quiere que “Benidorm mejore”. Hombre; ahí me perdí. ¿Quién no quiere que su pueblo mejore? Y tras esto, estalló la primera bomba de la tarde: la tasa turística. A mí, que me tocó oficial de guardia de la porra (en otras tertulias, moderador), se me ocurrió señalar que ‘la que manda en el tema ya ha dicho que no’ y no vean la que se montó: desde “la que manda tiene nombre, Clara Ferrando” (y es Secretaria Autonómica de Hacienda, afecta a Compromís) hasta un ‘que se moje’ porque detrás había un “de momento”. Y encima Bigorra nos dice que “no es descartable en un futuro”. En esto de esta tasa se habló hasta del sexo de los ángeles… para no coincidir en nada. En resumen, allí le postulamos que ‘primero ¿para qué?, segundo ¿a quién? y tercero ¿cómo?’ Es que no sólo en los hoteles… y entonces se lía la cosa hasta extremos inauditos. ‘Gestionen ustedes mejor’, se le oyó decir a una tertuliana; “los políticos tenemos que gestionar mejor, sí”, reconoció Bigorra, que es muy nuevo en esto.

Le peguntamos lo de ¿Qué es Compromís? Y hasta le costó un poco explicarlo a Josep Bigorra que comenzó por la Unitat del Poble Valencià y llegó al Bloc, a Iniciativa y a Els Verds, que suman tres, más un ente etéreo que es Gent de Compromís, donde está la base local benidormera y que “tiene un estilo propio de funcionamiento”. “Capacidad de diálogo y postura en común” es el objetivo amalgamante. “Se conserva el eje valencianista y se añaden valores como la izquierda social, la participación y el ecologismo”.

Sobre lo que se puede hacer con 2 concejales en el consistorio con 25, fue sincero: “molestar”. Y se explicó, porque quedaba rácana la respuesta: “fiscalizar y proponer; si no se propone nada, no se sabe que existes; fiscalizar al gobierno de ahora y al anterior”. Y claro, salió a relucir lo de ‘¿si no está en marcha una moción de censura al gobierno municipal del PP, de 8 concejales?’. Bigora, con rotundidad, dijo que “no ha habido ninguna conversación seria con Compromís desde que se formó el actual gobierno; las condiciones no han cambiado”.

Y ahí, entró otra: lo de prometer el cargo por imperativo legal. Se remitió al artículo 135 de la Constitución que reformaron PP y PSOE que supedita el gasto al pago de la deuda y ahí radicó el motivo. A unos les satisfizo la respuesta, a otros no: taurina división de opiniones. Le he pedido al Meliá que sirve más descafeinado según qué tarde.

Acto seguido entró en escena la cuestión de la ‘autodeterminación valenciana’. “Mónica Oltra ya ha dicho que no está en la agenda: no es un tema crucial, pero lo tenemos en cartera”. La sinceridad de Bigorra exasperaba algún corner: “Soy federalista, pero en Compromís hay sectores independentistas”. Y nueva tanda de filosofadas sobre la cuestión hasta que soltó un “La independencia no sabemos en qué repercute; no hay cuantificación”. Y más leña al fuego; de haber sido la caldera de la Flying Scotsman se cruza Estados Unidos de costa a costa con la presión que llevaba; no le hacía falta repostar.

Aún siendo el objetivo las cosas locales, más de un tertuliano se interesó por ámbitos territoriales más extensos y llegamos a los pactos para la Generalitat (Pacte del Botànic i més ellà). Bigorra recordó que “Compromís no es Podemos”; que “se hizo una alianza puntual” y que “Podemos ha incumplido ciertas cosas” sin entrar en más. Par entonces ya habíamos desglosado el sexo de toda la Angeología, desde serafines a arcángeles.

También hubo alguna pincelada en materia educativa: “las obras en el ‘Pere María’ serán en este semestre”, a la que añadió “soy muy pesado cuando me lo propongo”. Lo políticamente correcto hubiera sido ‘soy muy constante’; pero es muy nuevo. ‘Lo del Pere Maria’ es una obra acometida por CIEGSA, subcontratada de más, y que ha conferido un paisaje de “barracones” -y una obra inacabada- en el Complejo Escolar del Salt de l’Aigua tiene ya pátina inmemorial.

Y después entramos en materia de Turismo… y volvió la tasa turística. Entramos con lo del Municipio Turístico donde seguimos anclados en las viejas historias antediluvianas. Aún seguimos pensando en Madrid cuando la solución está en la Ley del Turismo de la Comunitat Valenciana. Hombre, aquí no hubo textos, por lo que no podemos hablar de diatribas, pero aquello fue, verbalmente, lo más parecido a las diatribas. Al final, una recomendación ‘in vitro’ -como llegó a pedir un hoy añorado concejal queriendo decir ‘in voce’-: ’lleven al juzgado a la Generalitat por no pagar lo acordado en la Ley del Municipio Turístico’. No creo que prospere, pero se le dijimos.

Lo inmediato, apuntó él, “Auditorías urbanísticas y turísticas de Benidorm en los últimos años; incluso sobre la Fundación Cortés Roig” que algún tertuliano le ofreció ‘más madera’.

Y por si acaso la vena ecologista iba a poner cortapisas de tanta madera (que sale de talar árboles) levantamos la sesión tras deforestar más de medio salón del Meliá Benidorm.

 

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: