ENTRE SCHAEFER Y BENIDORM: DEL EXCEPCIONALISMO

 

Hoy me he levantado metafísico a más no poder: estaba todo mojado y no he salido a trotar. Pero ayer sí, y mientras trotaba hilvané una ideíca conceptual entre Schaefer y Benidorm basado en la excepcionalidad. ¡Qué peligro: trotar sin radio!

Los que venimos del Mundo de la Geografía tenemos un referente en Fred K Schaefer y su artículo -¡¡de 1953!!- “Excepcionalismo en Geografía” (Excepcionalism in Geography). A Schaefer lo hemos mitificado porque acertó y se murió incluso antes de verlo publicado. La de gente que se ha subido a su carro y lo ha interpretado. Ahora, yo.

Contaba Horacio Capel que lo del “excepcionalismo” lo ideó Schaefer “para atribuir a la Geografía un carácter singular entre las ciencias”. Yo me tomo la libertad de atribuirle a Benidorm una descomunal singularidad, excepcionalismo, entre los destinos turísticos.

Él, Schaefer, lo planteaba desde los tiempos de Immanuel Kant (y su Geografía física, 1756). El filósofo, que fue geógrafo, clasifica a la Geografía (y a la Historia) como “ciencia particular, distintas a las demás”; ciencia a fin de cuentas. Y después de muchas disquisiciones hasta el siglo XX concluía Scaefer que “la Geografía estudia fenómenos heterogéneos, irrepetibles y únicos (en el tiempo o en el espacio) y se enfrenta con el problema de explicar lo único, no existiendo leyes para lo único”. Pues imagínense como lo planteo yo para el caso de Benidorm, que ya en el XIX irrumpe en esto del veraneo y a mitad del siglo XX se hace irrepetible y único. No hay leyes para lo único; no hay leyes para lo excepcional.

En el caso de Schaefer sería el sueco William Bunge el que diera carta de naturaleza al artículo de Schaefer. En el caso de Benidorm… lo intento yo a años luz de Bunge y de cualquiera..

Benidorm es excepcional y esa excepcionalidad le exime de ser sometida a análisis teoréticos porque sólo son eso, teorías manifestadas, que chocan con la realidad de un destino que se reinventa día a día. No se empeñen; no hay análisis teorético que se asemeje a la realidad.

BND 50-2015

La pregunta sería: ¿Qué le hace seguir siendo un número 1? Y la respuesta es obvia: el compromiso de su gente con el destino. Los de aquí sí conocen su excepcionalidad y la fomentan.

Tomar como premisa la excepcionalidad de Benidorm puede parecer un tanto pretenciosa, pero viene aquí abocada por la contundente realidad del día a día. No es que le sonrían las condiciones, es que Benidorm las levanta, un día sí y otro también, para que le sigan sustentando en su posición. Me surgirán detractores, pero los números cantan a pesar de que le hace falta, a la iniciativa pública, una inyección económica de alcance para poner la escena urbana a la altura del momento que vive y el esfuerzo de la mayor parte de la iniciativa privada.

Benidorm es la ciudad española más emblemática de la industria masiva del ocio y del veraneo. Considero, así mismo, que lo es de toda el área Mediterránea, y tiene referencias contrastadas de Río de Janeiro y Copacabana, Miami y Leblon, Las Vegas y Mar del Plata…” explicaba el arquitecto (el catedrático) Josep María Montaner en su día en la serie “Espacios” de La Vanguardia; Es un emblema del turismo de masas y se ha convertido en el modelo que los arquitectos, urbanistas y sociólogos neoliberales defienden: un lugar en el que la referencia dominante es la propia lógica de la construcción rentable de la ciudad, se pontificaba en el documento “Ciudades, Arquitectura y Espacio Urbano” (Cajamar, 2003). Por su parte, sostenían Gaviria, Iribas, Sabbasah y Sanz (Benidorm, ciudada nueva) que ahí están sus más de 3.000 horas de sol al año, sus playas orientadas al Sur, la mínima afección por los vientos de Levante, gracias a la protección que ofrece la Serra Gelada y el circo de montañas que va desde el Puig Campana hasta la Sierra de Bernia, la temperatura atemperada y la humedad, la estructura urbana principalmente llana, su modelo de ocio y explotación turística, la calidad de su oferta y las condiciones del agua del mar, porque de la otra siempre andamos mirando el nivel.

Por ahí está que Benidorm fue el primer plan general para toda un término municipal (1956), que aquí nació el movimiento ecologista español y la primera depuradora de residuales, que aprendimos a voltear la ciudad y ganar eficacia y eficiencia , que un campanario es habitable y a mimar el agua (hoy nos pone El País como ejemplo), porque de ella dependemos. Y sin ayuda de nadie, ahí está Benidorm. Como dijo el alcalde Miguel Pérez Devesa en su toma de posesión: “es una estructura incorporada al mercado europeo del turismo; una ciudad escaparate, una ciudad testimonio de un proceso…”. En resumidas cuentas: una ciudad nueva (a partir del Plan General de 1956) como centro de producción de una industria nueva en la Historia (el Turismo es una gran industria -además de un gran invento, como aprendieron los habitantes de Valdemorillo del Moncallo con Paco Martínez Soria-). A fin de cuentas, la excepcionalidad se da porque Benidorm es una ciudad experimental. Aquí los problemas son distintos y nuevos, y las soluciones deben ser distintas y nuevas. Benidorm es un espacio de innovación para todo: Benidorm plantea y plateará problemas insólitos que exigirán soluciones peculiares. Eso es excepcionalidad.

Y ahora, la excepcionalidad 2.0 que marcará el futuro. Cada vez asumimos más y mejor que nuestros visitantes, gracias al entorno 2.0, gozan de todo el poder del mundo para ser los protagonistas del mañana, que en muchos casos es hoy. Todos -sí, todos- somos ya 2.0 -mal que nos pese- desde que tenemos Internet y redes sociales al abasto (incluso sin saberlo ni pretenderlo, somos 2.0): generar contenidos, publicarlos, compartirlos… cualquiera puede crear y compartir y esos nos convierte en 2.0. Además, estamos en el buen camino de saber qué es lo que se “cuece” en cada momento y cuáles son las preferencias: interacción para mejorar el producto. Primero, el sistema de beacons como herramienta promocional de los destinos de la ciudad; en una semana, y segundo, el sistema wi-fi de las playas con intercambio de información para culminar ese concepto de excepcionalidad.

No me digan que no.

No voy a cuestionar a Richard W Butler y el ciclo de vida de los destinos turísticos, pero me remito al primer párrafo: “Benidorm es excepcional y su excepcionalidad le exime de ser sometida a análisis teoréticos…”. Excepcionalidad.

Ah, prometo no salir más a trotar sin radio. La música del chisme ese que me he agenciado sólo me hace cavilar… y salen estas cosas. Con la radio una va más entretenido. ¿Qué digo prometo?; ¡juro!

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Cecilio  On 10 agosto, 2016 at 13:05

    No se puede definir mejor al Benidorm Moderno (desde 1.956). Y ya casi nadie duda de que esta ciudad se ha convertido en la “Capital Europea de Sol y Playa”. Naturalmente -como muy bien explica el querido y admirado amigo Juan- necesita con urgencia un cambio en su escena urbana y acabar el tan deseado y necesario Centro Cultural y de Congresos, principalmente. Benidorm es única e irrepetible. Un lugar para volver. Como así lo atestiguan los millones de visitantes que repiten y repiten aquí sus vacaciones. Cecilio González

    Enviado desde mi iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: