D’UN AMIC QUE HA FALTAT…

Esta mañana temprano, muy temprano, un buen amigo me ha puesto un WhatsApp pidiendo noticias de Roc. Y en este mundo de Turismo sólo hay un Roc: Roc Gregori.

Uff; malo. Tenía un corazón que no le cabía en el pecho y… En cuestión de minutos la aplicación echaba humo: Ha faltat Roc. La terrible confirmación.

roc-gregori

La famosa maza aquella del pueblo junto al Ebro no golpeaba tan fuerte como esta noticia; y eso, que aquella sacaba polvo debajo del agua.

Ha faltat Roc. No me lo podía creer. Hablamos hace nada; acaba de pasar por el taller, me dijo con ironía.

Ha faltat Roc. Sí, suena mejor así. Sí, sólo ha faltat, porque lo tengo muy vivo, muy presente. En valenciano suena mejor, más amable; como era él.

Hace unos días, insisto, hablamos de cosas de Turismo; su pasión. Estaba animado, me respondió a todo y, como siempre, su criterio fue determinante. Y revolucionario, fuera de lo corriente, aventurado; pero con los pies en el suelo.

Es que, en este mundo del Turismo -en la liturgia del Turismo-, la palabra de Roc es quasi sagrada. Es, presente; no en pasado.

Siempre decía que él era un privilegiado, porque le tocó vivir en primera persona la eclosión del turismo -y en Benidorm- y aprendió al compás de los acontecimientos hasta alcanzar el nivel cum laude. Así, con el prestigio ganado por los años, desde los 90, la palabra, la opinión, la disección de Roc sobre cualquier aspecto del Turismo es… Palabra de Roc.

En 1966 llegó al Área de Turismo del Ayuntamiento de Benidorm y hasta con diez alcaldes trabajó. Fue director del Servei de Turisme. Le tentaron con el turismo provincial hasta dos presidentes de La Dipu, pero prefirió seguir en Benidorm, la capital del Turismo de Sol y Playa. Sí, aceptó el reto del Turismo de la Comunitat cuando Eduardo Zaplana se le planteó. Y los resultados: carpetazo al ITVA y creación de la Agencia Valenciana del Turismo -se lo reconocen todos los Medios en los elogios que en papel verán la luz mañana-, la redacción de la primera Ley del Turismo de la Comunitat, la autoría del primer decreto que reguló los apartamentos turísticos, las enmiendas a la deriva de la Fundación Frax… Se le encomendó vertebrar la Comunitat a través del Turismo e hizo mucho más.

Después, en silencio, discreto como nadie -y como siempre-, volvió a su despacho del Servei de Turisme del Ayuntamiento de Benidorm hasta jubilarse.

Su análisis acertado y concreto, su opinión clara y concisa -no divagaba-, su talante conciliador e intermediario, su trato cercano y amable le acompañaron siempre. De palabra y de obra, en sus conversaciones, escritos, ponencias y disertaciones, siempre en sus conclusiones, evidenciaba su capacidad y dominio del tema. Concienciaba y explicaba como nadie las cosas del Turismo; te lo hacía fácil.

Y sabía estar en su sitio. Ahora ya no escribía, pero estaba presto a dar su opinión en cuantos foros la pretendieran. Y eran muchos. No polemizaba porque, con contundencia, exponía a las claras todas las cuestiones; no eludía ninguna. Y lo hacía con tanta solvencia que anulaba los argumentos del contrario.

Sabía negociar. La de imposibles que le han pedido en pueblos y rincones como Secretario Autonómico de Turismo… y cómo le daba la vuelta a la tortilla y se llevaba a su terreno las iniciativas del otro para adaptarlas a la realidad del Turismo de la Comunitat. Pero no soltaba prenda; agua pasada no mueve molino.

Era cercano, muy cercano, con los Medios de Comunicación. Lo conocí así. Tenía su puntito de ironía y las cosas muy claras. Se dejaba querer.

En Benidorm, en Valencia, en El Albir, en Los cafés del Meliá disfrutábamos su ciencia turística y su humanidad. Alguna vez se atrevió con un chiste. Y nos reímos de aventuras en Londres o Berlín; de su perfil.

Yo tengo debilidad por Roc. Muchas mañanas me llegaba hasta El Albir, a su sitio de desayunos, para intercambiar opiniones y conocer un punto de vista acertado del Maestro.

Hoy me ha costado mucho escribir esto. Alabo la celeridad con que Miguel Alberto ha escrito sobre su amigo que se ha ido. Sólo se ha ido, ha faltat; porque lo seguimos teniendo muy presente.

Discreto hasta para irse; sin hace ruido y juicioso, moderado, prudente, reservado, sensato, mesurado… como fue en vida, se ha ido. Sí, ha faltat el amic Roc, Roc Gregori Aznar, gran profesional y mejor persona.

Sigue muy presente en mí. Espero no desaprovechar ninguna de sus múltiples enseñanzas y estar a su altura en la defensa del modelo de turismo de Sol y Playa; del modelo Benidorm.

Desde aquí, un saludo emocionado a Rosa, compañera y esposa. El meu més sentit condol per a la familia.

 

PD. Menudo equipo se está formando ahí arriba. Don Pedro, Iribas, Roc… y todos los del primitivo y primer equipo de promoción turística: Luis, Pepe…

 

Anuncios
Publica un comentario o deja una referencia: URL de la referencia.

Comentarios

  • Pilar Jauregui  El 13 febrero, 2018 a las 14:02

    lo siento mucho. Lo apreciaba. tu escrito le describe con acierto. un abrazo, Juan, en este día tan triste

  • Cecilio González Muñoz  El 13 febrero, 2018 a las 19:41

    Que Roc Gregori era un extraordinario profesional del Turismo y una gran persona, nadie lo puede discutir. Hace muchísimos años, en el Consejo Municipal de Turismo, en alguna ocasión concreta, discrepé de su estrategia. Discusiones propias entre quienes amamos Benidorm…
    Lo que estaba claro es que Roc llevaba Benidorm en la sangre y eso se le notaba y lo sabía transmitir.
    Siendo fundamentalmente autodidacta -con lo cual su mérito se acrecienta- era una persona estudiosa , meticulosa en su trabajo y culta.
    Últimamente, y al finalizar la tertulia en Los Cafés del Meliá, al ir a recoger nuestros coches al garaje, y antes de partir, hablábamos de… Benidorm, como no podía ser de otra manera.
    Y en una de nuestras últimas conversaciones, comentando lo importante que es la comunicación en la promoción de un producto -el nuestro es de primerísima calidad- me dijo que el mejor periodista y escritor de Turismo que conocía era el autor de esta Benidormería que acabamos de leer: Juan Díaz. (Tenía que soltarlo; porque es verdad. No te enfades, Juan). Pienso lo mismo que tú, le respondí.
    En otro de estas ‘conversaciones en el garaje del Meliá’, hablamos sobre la corrupción política. Se mostraba disgustado con las noticias acerca de algunas personas que conocía y consideraba inocentes, que estaban siendo injustamente tratadas.
    Roc tenía también fama de lo que era: un hombre honrado y honesto por encima de todo. Y muy generoso. Durante los últimos diez años de su vida trabajó ‘gratis et amore’ para los muchos medios y foros turísticos, en general, que se lo pedían.
    Si existe ese lugar, donde dicen que van las almas buenas, como dice Juan, allí se habrá encontrado con Iribas y con Pedro Zaragoza. Menudo trío: capaz de montar allí el ‘Benidorm del Cielo’.

    • Manuel  El 13 febrero, 2018 a las 20:35

      Los corazones nobles son generosos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: